BAQUIA

La banda ancha en España, en el camino de niña a mujer

El mercado español del ADSL todavía no está lo suficientemente desarrollado, aunque existe un aceptable nivel de competencia que debe permitir una correcta formación de tarifas sin intervención estatal. Así piensa Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones, quien realizó estas afirmaciones en su comparecencia ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado. Ros opina que las compañías del sector deben desarrollar una política de precios más agresiva y bajar sus tarifas, dado que de esta forma el mercado se expandiría, las operadoras aumentarían sus ingresos y la Sociedad de la Información se extendería.

En realidad, este llamamiento se dirige implícitamente a Telefónica, que fija las tarifas de la oferta mayorista (que vende al resto de operadores para que a su vez éstos ofrezcan sus servicios al cliente final), y determina así los precios del mercado de banda ancha, ya que los demás operadores, excepto los que han desarrollado su propia red, establecen sus precios en función del margen que les deja el exmonopolio. De hecho, a principios de este mes ya se anunció por parte del Ministerio de Industria una probable bajada de tarifas de Telefónica para 2005.

El diario Cinco Días realiza una comparación de las tarifas del ADSL en diferentes países europeos, donde se observa como los consumidores españoles quedan claramente perjudicados tanto en los precios que abonan como en la velocidad de conexión. Incluso después de haber duplicado Telefónica recientemente la velocidad media de acceso de 256 a 512 Kbps, ésta sigue siendo una de las velocidades medias más bajas de Europa, por lo que la medida únicamente sirvió para reducir un tanto la distancia que nos separa de los vecinos europeos.

Tomando como referencia los precios de los antiguos monopolios, únicamente Dinamarca tiene tarifas más caras que las españolas en el acceso de 512 Kbps. España, Noruega, Dinamarca y Grecia son los únicos países que superan los 40 euros mensuales de tarifa por este tipo de acceso. Un grupo formado por Irlanda, Suecia, Italia, Portugal, Suiza y el Reino Unido se sitúa en un término medio de entre 30 y 40 euros al mes. Por último, las tarifas más económicas se encuentran en Francia, Alemania, Austria y Bélgica. En Francia, por ejemplo, Wanadoo factura casi 20 euros menos al mes que Telefónica por su acceso ADSL.

Telefónica alega en su descarga que si se tienen en cuenta las cuotas de alta y los límites de descarga que existen en algunos de estos países, sus tarifas son equiparables a las de la media europea. Además, asegura tener niveles de seguridad y garantía muy superiores a sus competidores nacionales, y la velocidad real con la que permite navegar es la que más se acerca a la velocidad nominal, a diferencia de otros casos europeos.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios