BAQUIA

La batalla política se traslada a las redes sociales

En plena campaña electoral en Estados Unidos, parece que el campo de batalla ha dejado de ocupar sólo las pantallas de televisión para invadir también las del ordenador. Páginas de acceso público y teóricamente no relacionadas con la política, como Facebook, MySpace y Youtube, se han convertido en las nuevas herramientas de los candidatos. Y en el escenario de sus errores, por supuesto.

Y es que si bien la Red les permite emitir su mensaje y hacer sus promesas tal y como ellos desean, también tiene la enorme desventaja de que les expone a las críticas. No sólo se arriesgan a recibir comentarios negativos de los internautas, sino también a que cualquier salida de tono ante las cámaras quede inmortalizada.

El senador George Allen del estado de Virginia, por ejemplo, vivió este verano sus particulares quince minutos de gloria en Youtube. Más de 250.000 personas han visto ya cómo llamó “macaco” al voluntario de un rival.

Como no todo iba a ser desprestigiar al enemigo, los gabinetes no descuidan la promoción de sus candidatos. Facebook (una gigantesca red social que tiene entre sus miembros a más de siete millones de estudiantes universitarios) incluye alrededor de 1.400 perfiles de candidatos, de los que unos 300 son actualizados por los propios candidatos o su equipo, según la directora de marketing Melanie Deitch.

No es muy difícil adivinar por qué es tan jugoso un lugar oportuno en Internet. Además de la enorme difusión que ofrece, es el medio ideal para recuperar al voto joven. Y es que tan sólo el 17% de los electores en 2004 tenían entre 18 y 29 años, a pesar de la gigantesca campaña que trató de llamarles a las urnas por medio de artistas y deportistas famosos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios