BAQUIA

La caída de ventas lleva a Commerce One a despedir a 500

El fabricante de software para plataformas de comercio electrónico (e-marketplaces), que se disputa el liderazgo con Ariba, no acaba de salir del profunda crisis que afectó al B2B (negocio electrónico entre empresas). Las enormes expectativas generadas por esas tres siglas quedaron en agua de borrajas y, tras el replanteamiento de los modelos de negocio, los proyectos frustrados y el ajuste de inversiones, al nuevo B2B todavía le queda un paso para el reajuste final.

Empresas como Commerce One y Ariba basaron su extraordinario crecimiento en la oferta de aplicaciones para los marketplaces virtuales, donde empresas de prácticamente todos los sectores se apuntaban en masa alentadas por las promesas de extraordinarios ahorros de costes. Sin embargo, muchos de sus clientes comenzaron a darse de baja, y decenas de iniciativas se quedaron en los cajones.

El fabricante de software ha anunciado una notable caída de ventas en el primer trimestre de 2002, lo que le ha llevado a recortar su plantilla en otro 30%, después de que el pasado octubre ya se redujera a la mitad. La última ronda de despidos dejará la empresa con 1.100 empleados, un tercio del tamaño que tenía hace un año.

Las ventas de Commerce One en los primeros tres meses del año bajaron a 31,8 millones de dólares desde los 170,3 millones de dólares del mismo periodo de 2001 y los 56 millones del cuarto trimestre. La caída de ingresos compensó el recorte gastos, y las pérdidas netas se mantuvieron en 220,6 millones, frente a los 228,5 millones de hace un año.

\”El gasto tecnológico todavía no se ha recuperado\”, se defiende el CEO de Commerce One, Mark Hoffman, para justificar los pobres resultados. Sus acciones se dejaron ayer cerca de un 5%, cerrando a 1,38 dólares, bastante lejos de los 128 dólares de principios de 2000.

  • En Ecommercetimes


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios