BAQUIA

La cara oculta de la manzana

Europa; un lugar amado por los norteamericanos, lleno de ciudades antiguas, catedrales, cultura gastronómica y museos rebosantes de historia. Menos para Steve Jobs y el resto de responsables de Apple, que deben ver en el Viejo Continente a su peor pesadilla.

Porque parece que durante los últimos meses, tanto los usuarios como distintas organizaciones europeas se lo están poniendo difícil a la compañía de la manzana. Ya no sirve con compararse con Microsoft, u ofrecer nuevas alternativas en el mundo de la informática, porque, con el paso del tiempo, sus defensores han tenido que admitir algunas políticas comerciales no demasiado populares.

Una de ellas es la responsable de que existan \”fronteras virtuales\” en iTunes, lo que impide que sus clientes puedan comprar en otra tienda diferente a la de su país. Bruselas ha decidido tomar cartas en el asunto, y ha amonestado a la compañía y a las principales discográficas que trabajan con ella. Según el organismo europeo, estas restricciones suponen una violación de las competencias comerciales europeas y, lo que es peor, influye palpablemente en las libertades de los usuarios.

En las tiendas europeas de iTunes el catálogo es diferente y, además, en algunos países los temas son más caros que en otros. Aún así, la amonestación no se centra tanto en las diferencias de precio (que son legítimas), como a la imposibilidad por parte de sus clientes de elegir dónde quieren adquirir las canciones. iTunes solo permite la compra, con una tarjeta de crédito emitida por un banco del país del usuario, en la versión de iTunes de su estado, por lo que un francés, por ejemplo, no puede acceder al catálogo español de iTunes para conseguir una composición determinada.

En una Europa en la que se trabaja por la eliminación de fronteras y por una cierta libertad de comercio entre países, poner barreras a un sistema como iTunes es, sin duda, un paso atrás. Además, supone una discriminación negativa hacia aquellos usuarios que tengan que comprar las mismas canciones que otros, pero pagando más dinero. Al menos, los clientes deberían tener la opción de elegir el lugar de la Unión Europea desde el que quieren adquirir las composiciones.

Apple ha echado mano de nuevo de su argumentación tradicional, y ha justificado la existencia de estas fronteras virtuales en iTunes como consecuencia de las exigencias de las discográficas, que imponen límites cuando venden las licencias de distribución de sus catálogos.

Por su parte, los sellos tienen dos meses para poder defenderse de este toque de atención de Bruselas ya que, si la Comisión Europea determina que están actuando fuera de la legislación comunitaria, podrían imponerles sanciones de hasta el 10% de la facturación total anual de cada empresa.

Todo este alboroto ha llegado unos días después de darse a conocer la noticia de que EMI distribuirá canciones sin sistema anticopia a través de iTunes. Esta información es, sin duda, de vital importancia para el desarrollo de esta tienda en Europa, ya que en diversos países se había denunciado también el hecho de que las canciones compradas a través del sistema tan solo podían utilizarse en iPods.

Noruega ya consideró ilegales estas restricciones, y en otros países como Alemania u Holanda se han realizado denuncias similares al respecto.

Por el momento, EMI es la única discográfica que se ha decidido a llevar a cabo esta medida, pero si más países europeos consideran que no es lícito vender canciones destinadas a un solo reproductor, todas tendrán que cambiar, irremediablemente, sus políticas comerciales.

Eso sí, la confirmación de EMI no ha sido 100% positiva, ya que estas canciones costarán más que las que tienen DRM, aunque tendrán también mayor calidad de audio que las que se venden actualmente en iTunes.

Aún así, Apple debería volver a plantearse su política empresarial en Europa, porque los usuarios de este lado del Atlántico parece que están empezando a ver la otra cara (la menos amigable) de la manzana.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios