BAQUIA

La CIA ensaya cómo defenderse de un ciberataque devastador de la magnitud del 11-S

Para evitar que se repita un 11-S o un Pearl Harbor digital, la CIA concluyó ayer en Charlottesville (Virginia) un ejercicio de simulación destinado a ensayar la defensa de EEUU en el caso de un potencial ataque electrónico de la magnitud del 11-S. Se trata de probar la capacidad de respuesta del gobierno y la industria ante la hipótesis de una interrupción en el funcionamiento de Internet que durara incluso meses.

Los ataques ficticios eran realizados en 2010 por una supuesta alianza de organizaciones antiamericanas y hackers antiglobalización. Se pone así en tela de juicio la afirmación de numerosos mandos antiterroristas estadounidenses, que consideran poco menos que imposible que ocurra un suceso de semejantes proporciones.

De hecho, el director del FBI, Robert Mueller, advirtió recientemente que los terroristas están incrementando la contratación de informáticos, aunque matizó que la mayoría de los hackers carecen de los recursos o la motivación necesarios para atacar las infraestructuras y bases de datos más críticas de EEUU. En cualquier caso, parece que la posibilidad de un devastador ciberataque no se espera hasta por lo menos 2020.

Después de celebrarse Livewire -un anterior simulacro de ataque terrorista-, a los expertos les surgieron serias dudas acerca del papel del gobierno durante un ciberataque, dependiendo de si los culpables eran terroristas, un gobierno extranjero o adolescentes aburridos. Asimismo, se preguntaron si los dirigentes del país serían capaces de afrontar una agresión sin la ayuda de las compañías tecnológicas privadas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios