BAQUIA

La comunidad virtual

La Web ha evolucionado hacia una gran comunidad online para intelectuales y solicitantes de información y hoy en día es internacional, económicamente diversa y gobernada por cada usuario, por lo que requiere gran atención a los problemas a los que se enfrenta. En un esfuerzo para fomentar el dialogo sobre cuestiones relacionadas con la industria, ICOMP afronta el reto de establecer normas para la buena defensa de la competencia, con el apoyo de los principales implicados para mantener y defender la competencia, la privacidad y los derechos de la propiedad intelectual en el mercado online..

ICOMP es una iniciativa formada por diferentes empresas a nivel mundial que abogan por un Internet transparente. Está dirigido a organizaciones y empresas involucradas en el mundo de Internet, especialmente anunciantes, proveedores de servicios, proveedores de red, organismos y asociaciones dedicadas a la publicidad online. ICOMP patrocina y organiza conferencias y mesas redondas, aborda cuestiones políticas referentes a la regulación del mercado, realiza investigaciones, y aboga en general, por un marco más competitivo, transparente, que proteja la intimidad y el mercado online.

Con la ubicuidad de la banda ancha, los ordenadores portátiles, el cloud computing y la conexión móvil, la evolución de Internet desde la curiosidad inicial hasta el motor económico en que se ha convertido hoy ha sido un camino lleno de éxitos gracias a la innovación. Del mismo modo, la proliferación de posibles amenazas online se ha incrementado. Tanto los reguladores como el público en general deben mantenerse atentos ante los desafíos y potenciales ataques a la competencia, copyright y la privacidad que ponen en peligro la sostenibilidad económica y la salud del mercado online.

Competencia

La publicidad online es el motor económico de Internet, y la publicidad en buscadores representa ya la mayoría de esa publicidad, y sigue creciendo. Los sitios web pueden ofrecer acceso gratuito a una variedad casi infinita de noticias, entretenimiento y a servicios poderosos, gracias al ingreso que reciben de la publicidad.

La publicidad online también juega un papel crucial en el comercio electrónico, especialmente para millones de consumidores que confían en los motores de búsqueda para obtener información sobre productos y servicios – y millones de anunciantes que tratan de llegar a ellos. Medios y anunciantes necesitan acceder a los datos publicitarios para tomar decisiones sobre la fijación de precios y colocación de anuncios que permitirá ilustrar el ROI. Dada la importancia de la búsqueda y la publicidad en buscadores en la economía de Internet, es vital que el mercado sea abierto, transparente y competitivo.

Con el control de más del 90% de la publicidad en buscadores en Europa, Google es el dominador absoluto de la publicidad online. Con el crecimiento viene la ventaja competitiva y el poder, y los reguladores toman nota. Como resultado, la Federación Rusa Antimonopolio prohibió la adquisición por parte de Google de la empresa de publicidad Begun y, en Estados Unidos, la compañía ha sido forzada a sabotear un acuerdo de reparto de ingresos con Yahoo! cuando el cuerpo antimonopolio del gobierno propuso bloquear la sociedad. Es evidente que si las empresas optan por ejercer su posición dominante con un método que pone en peligro el mercado, los reguladores y las empresas de la industria afectada deben actuar.

Copyright y propiedad intelectual

Internet permite acceder a contenidos de alta calidad, disponibles para los usuarios con sólo pulsar un botón. Los creadores de dichos contenidos y los editores que están a su servicio, cuando difunden un contenido protegido por derechos autor y/o marca registrada a través de Internet, tienen expectativas razonables de obtener ganancias como resultado de sus esfuerzos. Parece, entonces, que las necesidades de los consumidores, editores y creadores están en conflicto y representan un modelo económico que carece de viabilidad.

Pero, si nos paramos a pensar, la mayoría de los blogs, periódicos online y sitios web donde aparecen estos contenidos se encuentran apoyados y han sido localizados a través del buscador. Algunos trabajos que se producen offline, como libros, obras de arte originales y artículos, también dependen de Internet como herramienta de difusión.

Los creadores de contenido deben asegurar que los proveedores de búsqueda respetan los derechos de autor y que las marcas protegen su trabajo y no tratan de ejercer su poder para saltarse la legislación vigente, y así satisfacer sus objetivos. Cualquier acuerdo que afecte al derecho del creador al beneficio de las ideas originales merece medidas correctoras.

Privacidad

A diferencia de las plataformas de los anuncios convencionales, los buscadores permiten a una empresa llegar a su objetivo, a los consumidores directamente. Además son más susceptibles, ya que están interesados en lo que la empresa quiere vender. Los anuncios en los buscadores son muy eficaces, ya que de manera natural son los usuarios quienes contactan con el anuncio e interactúan con ellos, y además les cuentan todo lo que ellos quieren oír y están buscando.

La rentabilidad de la publicidad online, que es mayor dependiendo de la posición del anuncio, proporciona a empresas como Google un fuerte incentivo económico para recolectar datos de los usuarios. Dicha recopilación de datos plantea un fuerte debate político y legal: ¿dónde está el límite de la recogida de datos de los perfiles de usuarios? ¿Se debe avisar al usuario? ¿Se deben fomentar prácticas más transparentes?

En consecuencia, muchos anunciantes online han adoptado medidas para reforzar la protección de la privacidad del usuario. Como líder del mercado, Google se queda atrás en las medidas referentes a la privacidad. Compañías como Microsoft o Yahoo! en la mayoría de los casos almacenan los datos del usuario tan sólo 90 días, mientras que el periodo de retención de Google es de 9 meses.

Las políticas sencillas y transparentes son el mejor enfoque para facilitar a los consumidores las herramientas necesarias para tomar una decisión informada de cómo y cuándo compartir su información personal; proporcionando que las organizaciones que suministran estos datos realicen su actividad de manera eficiente y responsable.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios