La crisis acelerará las deslocalizaciones hacia Asia y Europa del Este

La crisis y la globalización intensificarán el fenómeno de las deslocalizaciones y compras de materiales directos en países de bajo coste, según el estudio “La cadena de suministro inteligente del futuro”, realizado por IBM. Este informe se ha elaborado a partir de una encuesta a 400 directivos de todo el mundo, donde se les ha preguntado cuáles son los retos que deben abordar para obtener una cadena de suministro inteligente.

La cadena de suministro en las organizaciones abarca todas las actividades que van desde la compra de materiales directos, las operaciones/producción, aprovisionamiento, logística, transporte y ciclo de vida del producto, incluyendo la estrategia, la planificación y las tecnologías que permiten gestionar todos estos procesos.

Las empresas encuestadas señalan que para lograr una cadena de suministro “inteligente” necesitan continuar adaptándose al fenómeno de la globalización. Concretamente, prevén que durante los próximos tres años los procesos de producción y compras se podrían reducir en Europa Occidental en un 30% y en Estados Unidos en un 15%, para desplazarse a Asia y Europa del Este. Estas dos últimas regiones verían incrementada su capacidad productiva y de compras en un 61% y un 43%, respectivamente.

El informe desvela que este proceso de deslocalización iniciado hace años no ha conseguido que se redujeran los costes en la medida prevista, según las compañías participantes. Aún así, el sentimiento general es que las ventajas de la globalización han superado a los objetivos no alcanzados. El 41% de las empresas encuestadas ha coincidido en que el efecto más positivo de la deslocalización ha sido el aumento de ventas, seguido de la mejora de sus márgenes y la mejora del rendimiento general.

Entre los efectos negativos, un 43% ha destacado el aumento de los plazos de entrega, seguido del descenso de los niveles de servicio al cliente y la menor calidad. Estos efectos negativos han provocado que las organizaciones no siempre cumplieran con sus objetivos de reducción de costes, lo que indica que, para conseguir una cadena de suministro inteligente aún tienen un importante espacio de mejora para adaptarse a la globalización.

La gestión de la cadena de suministro está actualmente muy fragmentada en las empresas y esto reduce su eficacia. Según el informe, las compañías que aspiren a tener una cadena de suministro “inteligente” han de construir una nueva organización, con un único director global. Este directivo se encargaría de:

  • Tener una visión completa de toda su actividad.
  • ”Orquestar” todos los recursos disponibles y optimizar todo el proceso.
  • Gobernar tanto sus diferentes áreas como en los diferentes países donde esté presente.
  • Hacer de “puente” con otros departamentos de la empresa para estar alineado con la estrategia global de la compañía.

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios