BAQUIA

La cruda realidad de las pymes y su relación con el mundo digital

Eso de que el futuro es móvil y está en Internet es algo muy bonito; pero, sin duda, se trata de un asunto más turbio desde el punto de vista de las pymes. Que los usuarios acceden cada vez más a las plataformas en línea para obtener información y comprar productos es un hecho real. Esto justifica la necesidad que tienen las empresas de constituirse una buena identidad digital. Fantástico, pero, ¿por donde empezar a construir esta identidad si somos una empresa que acaba de aterrizar en todo este embolado digital? ¿Una buena presencia en Internet es algo al alcance de todas las pequeñas empresas?

Romper con sus esquemas tradicionales y volcarse de lleno a la plataforma digital puede resultar muy complejo para una pyme. Aunque la teoría sea sencilla, y sean ya pocos los empresarios que desconozcan o renieguen de esta realidad, los límites siguen existiendo. Hablamos de límites fundamentalmente presupuestarios, aquellos que marcan la diferencia entre las grandes y las pequeñas empresas, y que hacen que la mayoría de estas últimas acaben situándose al final de la cola en lo que a innovación se refiere.

Pyme social media

Un estudio elaborado por Hibu confirma la situación. Por ejemplo, mientras que la mayoría de empresarios son consumidores de productos y servicios en Internet, pocos ofrecen en su compañía la venta digital. Según datos del estudio, sólo el 7% de las pymes españolas permite el pago online. El resultado: mientras que el consumidor español se implica cada vez más en el mundo digital, las pymes no son capaces de seguir este ritmo. La consecuencia: las grandes empresas continuan ganando terreno.

Tampoco es todo tan negro para las pymes. Podríamos hablar de algún que otro “brote verde” en su futuro digital. La situación comienza a cambiar, pero lamentablemente, de forma muy lenta. En 2012, el 33% de las pymes y autónomos tenía página en internet y en 2013 ese porcentaje sólo subió al 48%. El 2014 se presenta como un año más decisivo, pudiendo alcanzarse el 63% según las estadísticas del estudio. Este se debe a que la “desactualización” de las pymes españolas ya no se debe a temas de desconfianza o desinterés, sino a aspectos puramente económicos. La mayoría de pequeñas empresas están reconociendo que necesitan tener una web, y esto es un gran paso teniendo en cuenta que hace algunos años muchos empresarios no querían saber nada del tema.

Pero esto no es suficiente. Así lo confirma Bruno Porchietto, responsable de Hibu en España, que asegura que contar únicamente con una página digital “es como rodar un anuncio de publicidad y no emitirlo”. Promocionar, distribuir y dar a conocer la web de nuestra empresa es casi tan importante como el hecho de tenerla. Esto se consigue mediante posicionamiento en buscadores (estrategias SEO), campañas de display, social media, etc.

Si bien es cierto que las pymes comienzan a interesarse por estas cuestiones, antes exclusivas de las grandes empresas, la transición sigue siendo más complicada de lo que parece. Mientras que las grandes empresas se pueden permitir contar con un departamento de marketing digital (ya sea dentro de la empresa o subcontratando estos servicios), o incluso consultores que planifiquen su visibilidad digital; las pequeñas empresas deben sacrificar una gran parte de su tiempo y sus recursos para llevar a cabo este tipo de actividades.

Las redes sociales también comienzan a despertar el interés de los pequeños empresarios. Sin embargo, estos han comenzado tarde a subirse al carro del social media. Facebook, la red social más utilizada, sólo cuenta con el perfil de empresa del 37% de las pymes. Muy por debajo se encuentran Twitter, con un 16%, y ya de las demás ni hablemos. Además, el porcentaje se reduce significativamente si contabilizamos solo aquellas empresas que cuidan su presencia en estas redes, con publicaciones frecuentes y contenido interesante, no sólo de autopromoción. En Hibu lo tienen claro: es mejor no estar, que estar a medias y no dar a nuestros clientes el servicio adecuado.

Otra de las asignaturas pendientes de las pymes y autónomos es adaptar sus páginas web al soporte del teléfono móvil. Entre el 70 y el 75% de las páginas web corporativas no están adaptadas a dispositivos móviles. Resulta algo estúpido no sacar el máximo partido al terreno mobile en España, ya que somos el país europeo con mayor penetración de smartphones (y para algo de lo que podemos presumir…).

Si actualmente sufres en tus propias carnes las dificultades que tiene una pyme para incorporarse al mundo digital, nos interesa mucho conocer tu situación. Si por el contrario, has conseguido planificar una excelente estrategia digital a pesar de tus escasos recursos, estaremos encantados de escuchar tus consejos y opiniones.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios