BAQUIA

La cuota para las radios online, reducida a la mitad

La batalla entre las emisoras de radio de Internet y la RIAA (Recording Industry Association of America) se ha saldado con una sentencia salomónica de las autoridades reguladoras de Estados Unidos. Según los nuevos cánones establecidos, las radios online deberán pagar 0,07 centavos cada vez que un usuario escuche una de las canciones que emitan.

Anteriormente, el panel de arbitraje (Copyright Arbitration Royalty Panel; CARP) nombrado por la Oficina del Copyright estadounidense recomendó establecer una cuota de 0,14 centavos de dólar por cada canción emitida por Internet a cada usuario. La propuesta, rechazada después por la autoridades reguladoras, levantó la ira de los webcasters, pues consideraban que significaría la ruina para su negocio. Las radios online solicitaban una cuota similar a la que pagan de las emisoras terrestres (alrededor del 3% de sus ingresos brutos), mientras que las discográficas solicitaban alrededor del 15% de la facturación.

A pesar de que el canon se rebaja a la mitad, los webcasters lo siguen considerando excesivo. \”Todavía parece bastante opresivo\”, según Rusty Hodge, de la popular emisora de San Francisco SomaFM, que asegura que la cantidad que deberá pagar seguirá siendo superior a sus ingresos. Para Alex Alben, de RealNetworks (cuyo software lo utilizan muchas emisoras) el paso va en la buena dirección, \”pero todavía es decepcionante para la industria del webcasting\”.

Kurt Hanson, editor del RAIN (Radio a Internet Newsletter) piensa que el canon se llevará el 100% de la facturación de los webcasters y que la Biblioteca del Congreso (organismo encargado de tomar la decisión) estuvo \”forzada por las instrucciones del Congreso, que tenía que basar su decisión en los acuerdos habidos en el mercado hasta entonces, de los que existe solamente uno\”. Hanson se refiere al acuerdo entre la RIAA y Yahoo! para establecer un estándar para los royalties de la radios online. \”La decisión no está basada en la justicia\”, asegura Hanson.

Según el mandato, la Oficina del Copyright (que pertenece a la Bibliioteca del Congreso) acepta las conclusiones del CARP de que el acuerdo RIAA/Yahoo! representa \”la mejor evidencia de que las cuotas deberían haber sido negociadas en el mercado entre un comprador y un vendedor\”. A pesar de ello, afirma que la CARP interpretó mal algunos aspectos de ese acuerdo: \”Uno de los errores más importantes del CARP fue la conclusión de que las partes deben haber acordado que las emisiones de radio tienen un tremendo impacto promocional sobre las ventas de discos —algo que no tienen las emisiones de Internet— y ese impacto explica la decisión de la RIAA y Yahoo! de establecer un canon más elevado por las emisiones online\”.

Del otro lado, y como era de esperar, la RIAA considera que las nuevas tarifas son muy bajas. \”Lo importante de esta decisión es que los artistas y las discográficas deberán subvencionar los negocios de las radios online de compañías multibillonarias como Yahoo!, AOL, RealNetworks o Viacom\”, afirmó el presidente de la RIAA Cary Sherman. \”La cuota… simplemente no refleja el justo valor de mercado de la música tal como promete la ley\”, añadió.

El canon que deben pagar las radios por emitir música en Internet lleva en la picota más de cuatro años, desde que se aprobase la polémica Digital Millenium Copyright Act (DCMA) en 1998. Sujetándose al texto de ley, el Congreso ordenó que los webcasters deberían pagar a las discográficas y a los autores un royalty por utilizar su música en la Red. Sin embargo, los legisladores nada decían sobre la cantidad a pagar. Desde entonces editores/autores y emisoras han discutido por el establecimiento de una cuota apropiada sin llegar a buen puerto —los webcasters apoyaban una cuota basada en un porcentaje sobre los ingresos que pudiesen afrontar, pero la RIAA argumentaba que las radios online sólo pretendían dar largas—, por lo que, como manda la DCMA se nombró el Copyright Arbitration Royalty Panel (CARP) el año pasado. La propuesta del CARP ha sido rebajada a la mitad por la Librería del Congreso para reflejar una cuota favorable para el vendedor y el comprador independientemente de las estimaciones de la RIAA y los webcasters.

  • Más en Internetnews, News.com y Washington Post


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios