BAQUIA

¿La desaparición del Comercio Electrónico? No way

Nuestro Instituto Nacional de Estadística ha mejorado mucho en cuanto a proporcionar datos a las empresas y sus gestores. Sin embargo, la oficina del Censo de EE.UU. todavía le saca algún largo que otro. Acaba de publicar su "RETAIL E-COMMERCE SALES IN FOURTH QUARTER 2002" que nos trae, de nuevo, buenas noticias sobre el comercio electrónico. En EE.UU. claro. Según este informe la cifra de facturación del último trimestre del año 2002 ha sido de 14,3 mil millones de dólares, un 28% de incremento sobre el mismo período del año anterior.

Esta cifra contrasta con el comercio tradicional que, en el mismo período facturó en EE.UU. 869,6 mil millones de dólares, lo que representa simplemente un incremento del 0,5% sobre la cifra del año anterior. Crecimientos del 28% en Comercio Electrónico, comparados con un 0,5% en el negocio tradicional, indican el porque EE.UU. ha vuelto de nuevo al mercado online como motor de crecimiento de su demanda interna. En relación con la totalidad de comercio en EE.UU., la participación de las ventas online han pasado del 1,3% en 2002 al 1,6% en 2003.

En la misma página se puede seguir la evolución de estos mercados sobre un histórico de 13 trimestres. Las ventas totales del Comercio Electrónico en EE.UU. durante el 2002, han alcanzado la cifra de 45,6 mil millones de dólares con un crecimiento sobre el año anterior igual al 26,9% a pesar de la crisis que se está viviendo en estos momentos en todo el mundo. Desde un punto de vista de porcentajes globales, 2003 representó alcanzar el 1,4% del total de comercio en EE.UU. comparado con el 1,1% de 2001.

Con el fin de proporcionar algún elemento comparativo a los poco dados al uso de las estadísticas, la cifra total de comercio electrónico de EE.UU. en 2002, sería igual a la facturación total de ZARA a nivel mundial, multiplicada casi, 19 veces.

¿Dónde se queda el esfuerzo español en este ámbito? El Corte Inglés mantiene una línea creciente de inversiones y resultados pero son pocas las empresas españolas que siguen en la brecha. En España, al partir de cifras ridículas de facturación, los incrementos interanuales están, en algunos casos, rozando el 100% de crecimiento.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios