La dispersión de Android

Si un usuario de iPhone o iPad está interesado en bajarse una aplicación para su aparato, no tiene que complicarse demasiado la vida: sólo tiene que entrar en la App Store y descargarla. Esa sencillez es una de las claves del éxito de los gadgtes de Apple, cuyos usuarios saben que tienen un universo de programas disponibles en la tienda virtual.

Pero si hablamos de un teléfono equipado con Android, la cosa se complica. Y no porque haya menos aplicaciones disponibles en Android Market, sino porque allí se mezclan y conviven programas creados para versiones diferentes del sistema operativo. Por ejemplo, sólo un tercio de los usuarios utiliza Android 2.1, la última versión, y otro tercio está todavía en 1.5, la primera actualización. Todo eso complica las cosas para los programadores y va en perjuicio de los usuarios. Tal vez Google debería hacer un esfuerzo por poner de acuerdo a fabricantes y desarrolladores.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios