BAQUIA

La energía del conocimiento en Infonomía

Alfons Cornella, pensador e infonomista, es también el creador y principal impulsor de Infonomía, la publicación catalana de contenidos de pago que merece cada euro que cobra.

Nos acaba de llegar un artículo de Alfons que no tiene, como casi siempre, desperdicio. Se trata de repasar el análisis PEST (Política, Economía, Sociedad y Tecnología), que se utiliza habitualmente en las escuelas de negocio para explicar las transformaciones del entorno, en este caso empresarial. Alfons nos propone un nuevo término, promovido por los cambios reales de nuestros entorno, que denomina EPIC (Educación, Productividad, Innovación y Ciencia). Según argumenta Alfons, esta denominación está mucho más acorde con la realidad de nuestro entorno competitivo.

La clave del artículo parte de la pregunta: ¿no estaremos midiendo mal nuestros resultados? En realidad, el crecimiento del 2,4% del PIB español en 2003, muy superior a la media comunitaria, ha supuesto un gran respiro para el Gobierno, y le ha permitido seguir alardeando de sus logros en el terreno económico.

Pero volvamos a EPIC. De forma muy sintética, Alfons analiza la situación de España en cada uno de los parámetros de su nuevo modelo, que compartimos al completo.

  • La Educación es lo más importante. Apenas gastamos entre un 4% y un 5% del PIB en educación, frente al 7% de EE.UU. En la Unión Europea, nuestros colegas más cercanos gastan casi un 1% más. ¿El resultado? Estamos entre los últimos países del mundo en conocimiento matemático.
  • En Productividad andamos ojerosos. Nuestra productividad ha disminuido en los últimos años y somos el único país avanzado en el que ha crecido el empleo industrial. Si, ese trabajo que se envía a China a las primeras de cambio.
  • En Innovación no mejora el panorama: tenemos la mitad de inversión en I+D que la media de los países de la Unión Europea. Por ende, las cifras son engañosas, ya que el 31% del presupuesto en I+D patrio se lo lleva la investigación en armamento. Es más, la investigación básica ha bajado desde 1996 de un 17% a un 9% del total. Penoso.
  • Por último, en Ciencia brillamos sin merecerlo. Muchos de nuestros desvalidos científicos, olividados por el I+D y con escasos recursos a su disposición, se sitúan por encima de la media de los países comparables en cuanto a publicación de artículos y trabajos técnicos.

No nos extraña que se siga enseñando PEST. Quien paga manda.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios