BAQUIA

La fotografía analógica, totalmente off

La tendencia iniciada hace un par de años, cuando ya se vendieron más cámaras digitales que analógicas, se acentúa sin parar. La compañía Leica ve como la banca le recorta sus líneas de crédito; no es para menos, después de haber arrojado unas pérdidas que superan los 10 millones de euros en el último ejercicio fiscal.

Kodak, una de las legendarias del sector, lleva ya bastante tiempo huyendo de la fotografía analógica como de la peste. Asimismo, Tamron se ha desembarazado de las Bronicas. Otros fabricantes, como Canon, se han visto obligados a emprender agresivas políticas de descuentos en las ventas de sus cámaras analógicas. O clásicos del sector –Ricoh-, que entró en el mercado de las cámaras fotográficas en 1934 y decidió enfocar su negocio exclusivamente hacia la fotografía digital en 2003.

De todos modos, no parece probable que la invasión de cámaras digitales (un sector que tampoco está exento de problemas) haga desaparecer completamente al formato analógico. Seguramente quede relegado a élites – fotógrafos profesionales, moda, publicidad de alto nivel- para las que es más adecuado. O artistas: escultores, pintores, gente que gusta de la manipulación física. Por otra parte, el proceso digital (desde la toma hasta la impresión de calidad) dista bastante todavía de estar al alcance de todos los bolsillos.

Y las ventas pueden tocar techo este año. Según un reciente estudio de Photo Marketing Association, en 2005 crecerán en torno al 12,6% en relación al año pasado -20,5 millones de unidades-, después de unos años con incrementos superiores al 30%.

¿Las razones? Un mercado bastante saturado y la competencia desleal de los terminales móviles, por lo que las empresas deberán centrarse en la venta de accesorios y servicios. Respecto a los tradiciones carretes, seguirán en descenso libre. Se venderán 532 millones, un 18% menos que el año pasado, cuando ya cayeron otro 19%.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios