BAQUIA

La FTC cierra cientos de páginas engañosas

La Federal Trade Commission de Estados Unidos ha cerrado cientos de páginas cuyo propietario era el empresario John Zuccarini. El delito cometido por este ciudadano estadounidense se centra en que disponía de más de 5.500 dominios en Internet que, al ser tecleados, redirigían el tráfico a otras páginas web en las que se bombardeaba al internauta con publicidad pornográfica o de juegos de azar, según ha concluido la FTC.

Zuccarini se había hecho con dominios de nombres y marcas conocidos pero con el nombre alterado (por ejemplo, poseía www.annakurnikova.com, que se diferencia de la dirección de la página oficial de la tenista rusa Anna Kournikova en que le falta la primera \”o\” del apellido. El empresario registró también 41 variaciones del nombre de la cantante Britney Spears). De esta forma, los usuarios que teclearan incorrectamente la dirección, acababan en alguna de las páginas del empresario. El problema con el que se topaban los navegantes consitía en que, por mucho ahínco que pusieran en salir del sitio web, no lo conseguían al encontrarse los servidores bloqueados electrónicamente. Desde ese momento, la pantalla del usuario se inundaba de anuncios.

La FTC ha expuesto ante la corte de Filadelfia un caso vivido en carne propia: \”\”Después de que un empleado de la FTC cerró 32 ventanas, dejando sólo dos en la barra de tareas de su computadora, pulsó el botón de retorno y descubrió que las mismas siete ventanas que se habían abierto sin previo aviso en su pantalla se encontraban allí de nuevo\”.

Ahora la FTC exige a John Zuccarini que devuelva parte de los ingresos que ha obtenido mediante esta técnica intrusiva desde que comenzara a utilizarla en 1998. La comisión estadounidense calcula que el empresario podía embolsarse más de un millón de dólares al año con la venta de publicidad.