BAQUIA

La FTC quiere ir más allá del fraude por email

Después de anotarse algunos éxitos en su cruzada para combatir a los e-mail marketers fraudulentos, la Federal Trade Commission (FTC) está tomando medidas para ir un poco más lejos en sus ya prolongados esfuerzos para erradicar el correo no solicitado (spam).

La agencia estadounidense persigue dejar fuera de la ley a los spammers que ha dividido en tres grupos: los que envían correos con un asunto engañoso, los que adolecen de una fórmula fácil de darse de baja y los que se dedican a vender millones de direcciones de correo en CDs. El anuncio oficial de las acciones de la FTC contra el spam llegará en los próximos meses.

Esta iniciativa pretende ir un paso más allá de su persecución de los muchos de los muchos fraudes cometidos utilizando el correo electrónico (como los mensajes en cadena y los esquemas piramidales), donde ya se han impulsado demandas millonarias contra los que albergan a los e-mail marketers. Sin embargo, la abogado de la FTC Jennifer M. Brennan, en su intervención en la conferencia \’ClickZ E-mail Strategies\’, explicó que la autoridad de la agencia en las nuevas áreas es bastante limitada, ya que su jurisdicción alcanza sólo a las ofertas falsas o engañosas realizadas a los clientes, según publica Internetnews.com.

La culpa de que la FTC tenga los pies en asfalto sólido es que a pesar de existir numerosas leyes estatales, no existe aun una ley federal aplicable a todo el territorio de EEUU. La más avanzada, la \”CAN SPAM\” Act, acaba de ser aprobada por el Comité de Comercio del Senado. Mientras dura el largo proceso legislativo, la FTC busca alternativas para poder actuar contra los spammers.

Mientras unos se esmeran por buscar la fórmula definitiva para acabar con la plaga del spam, las empresas de marketing por correo electrónico se llevan las manos a la cabeza pensando en lo que se les puede venir encima. Uno de los métodos utilizados por los ISPs para bloquear a los spammers, las \’listas negras\’ (como Relay Stop List o Open Relay Database) provocan muchos daños colaterales, al dejar fuera de juego a negocios legítimos cuya IP (dirección desde la que envían el correo) ha sido incluida entre los sospechosos habituales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios