BAQUIA

La génesis de The New York Times y Time, o cómo comprender mejor a los proveedores de contenido

The New York Times y Time Inc., ahora perteneciente a AOL-Time Warner, han marcado profundamente el mundo de los medios estadounidenses y occidentales. Dos libros sobre los fundadores de estas empresas esclarecen las distintas maneras en que estos medios han ejercido su influencia. Mientras que el primero ha sido uno de los principales baluartes del progresismo moderado estadounidense, Time ha tratado de extender la imagen del sueño americano en EEUU y el mundo entero. Ambas compañías introdujeron innovaciones técnicas importantísimas que se siguen utilizando en la actualidad.

Son dos caras muy distintas de EEUU. Las dos son auténticas y las dos han marcado de manera determinante el panorama de medios estadounidense y mundial de la actualidad. Se trata del periódico The New York Times y de Time Inc, una empresa que ahora forma parte de AOL-Time Warner y publica las revistas Time, Fortune, Sports Illustrated y People. Más que en ningún otro tipo de producto, las personas que dirigen y trabajan en las empresas periodísticas son determinantes a la hora de crear la identidad de estos medios. Los personajes que crearon The New York Times y Time Inc. son muy distintos y, por ende, el contenido y la proyección de estos medios difiere mucho.

Un empresario inmigrante…

El libro The Trust (Little, Brown and Company, 1999) escrito por Susan Tift y Edward Jones es una excepcional historia de los Ochs-Sulzberger, la familia que ha estado al mando de The New York Times durante las últimas cuatro generaciones. Adolph Ochs, el empresario que compró en 1896 el rotativo neoyorquino, que a su vez había sido fundado por Henry Raymond y George Jones en 1851, era hijo de judíos alemanes que se habían radicado en la zona de Tennessee. Este perfil de inmigrante le dio a Ochs cierta modestia e inhibición que se vio reflejada en las páginas de su periódico.

…que introdujo valores nuevos para la época…

En una época en la que la prensa estadounidense en general y neoyorquina en particular destacaba por el amarillismo y la parcialidad política, en el que sobresalía el emporio de medios fundado por el magnate Randolph Hearst a principios del siglo, Ochs apostó por un periódico que diera las noticias sin miedo y sin favoritismo (\”without fear or favor\”).

La innovación de Ochs fue determinante para el establecimiento de un periodismo más imparcial durante el siglo XX. A lo largo de las tres generaciones en la que los Sulzberger (los descendientes del matrimonio de Iphigene Ochs, hija de Ochs, con Arthur Sulzberger) han liderado The New York Times, el periódico se ha caracterizado por una crítica constructiva del papel del Estado (Washington), como lo demostró la publicación de los \”papeles del Pentágono\” en 1971. Se trataba de un estudio encargado por el secretario de Defensa Robert McNamara, que criticaba duramente la labor del gobierno de EEUU en Vietnam. En las páginas del diario también se respira un cierto aire progresista neoyorquino que anima al debate, algo que no es fácil de percibir en otros medios estadounidenses como, por ejemplo, Time.

El perfil de familia judía inmigrante de los Sulzberger, aunque ciudadanos estadounidenses desde muchas generaciones, originó que los Sulzberger no quisieran que The New York Times fuera visto como un \”periódico judío\”. Esto tiene dos explicaciones. Por una parte, a principios y mediados de siglo XX los judíos no disfrutaban de la posición en la sociedad estadounidense de la que gozan actualmente. Había antisemitismo. El otro motivo, tiene un carácter más económico: los Sulzberger simplemente no querían perderse como lectores a los ciudadanos neoyorquinos que profesaban otras religiones.

En las páginas de The Trust también se puede leer sobre la aparición de innovaciones como la separación del periódico, que hasta mediados de los setenta sólo estaba dividido en dos cuadernillos que totalizaban 96 páginas, en cuatro cuadernillos distintos. Esta nueva división posibilitó la aparición de secciones independientes (Deportes, Ciencia, Arte, Vida en el hogar, etc.). Se trataba de reflejar la vida moderna estadounidense e, indudablemente, de aumentar el atractivo para los anunciantes al dividir el periódico en unidades temáticas independientes.

Time Inc., publicaciones para articular el sueño americano…

El libro Henry R. Luce and the Rise of the American News Media (The Johns Hopkins University Press Baltimore and London, 1987), del profesor de periodismo de la Universidad de Wisconsin James Baughman, describe un perfil completamente distinto de ciudadano estadounidense. el del americano que lleva varias generaciones en el país.

Curiosamente, Henry Luce, fundador de Time Inc., nació en Tengchow (China) el 3 de abril de 1898, al ser el hijo de un misionero presbiteriano. A los quince años se fue a Estados Unidos para estudiar bachillerato y más tarde asistió a Yale, una universidad de elite. Allí conoció a Briton Hadden, con el que en marzo de 1923 lanzó el semanario Time. La principal premisa de la revista no por simple era menos novedosa. Se trataba de crear una publicación que resumiera y digiriera lo sucedido en la última semana, un concepto que era totalmente inusual en la América de los años veinte. En Time se inspiraron muchas revistas del mundo entero, entre las que están las españolas Tiempo y Época. Asimismo, el intento fallido de El Globo en los años ochenta se apoyó en el modelo de Time.

Time no estaba necesariamente dirigida hacía la clase alta estadounidense de las grandes ciudades del Este, que ya contaban con periódicos de enfoque global como el propio The New York Times y en el plano económico con The Wall Street Journal de Dow Jones. Time era más popular en las ciudades medianas del Medio-Oeste. Los habitantes de estas ciudades contaban con periódicos regionales que sólo les ofrecían una visión local del acontecer, por lo que agradecían el enfoque nacional e internacional del contenido de Time.

Ante todo, Henry Luce era un patriota estadounidense; un republicano, en claro contraste con el mayoritariamente demócrata The New York Times. Luce entendía que sus medios deberían defender los intereses y proyectar la imagen de EEUU en el exterior. En palabras de Baughman, \”las publicaciones de Luce trataron de crear un consenso nacional y controlarlo\”. En cierto modo, los medios de Time Inc. articularon el sueño americano. Su visión del papel de EEUU en el mundo fue resumido en su famoso ensayo An American Century, publicado en la revista Life en febrero de 1941.

…a través de técnicas novedosas

Tras el éxito de Time, Luce lanzó el semanario de negocios Fortune en febrero de 1930, que también fue un rotundo éxito. Una de las principales innovaciones de Luce llegó con la en la revista Life, cuyo primer número salió en noviembre de 1936. Según afirma Alejandro Pizarroso Quintero en su interesante libro Historia de la Prensa (Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, 1994), \”Life revoluciónó el uso de la fotografía en la información, creando el reportaje-secuencia\”. Tanto Sports Illustrated, lanzada en agosto de 1954, como People (1974), también estaban basadas en un amplio uso de la fotografía.

Luce, el prototipo del empresario-periodista…

El personaje de Luce también demuestra un carácter prácticamente extinto en el mundo de los grandes medios estadounidenses: el del empresario-periodista. Actualmente la inmensa mayoría de los consejeros delegados de las empresas periodísticas tienen un perfil marcadamente ejecutivo y en muchos casos proceden de la dirección de empresas de sectores totalmente ajenos al mundo de los medios. En España, el personaje del periodista-empresario es tal vez más común si pensamos en la figura del consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, o en el director del periódico La Razón, Luis María Anson.

…escasea en el mundo de los medios de la actualidad

Con los ochenta vino la era de las grandes fusiones de empresas de medios. Time compró a Warner en julio de 1989. La unión con Warner originó que las publicaciones de Time Inc. ya sólo suponían el 23,2% de los ingresos de la empresa conjunta, aportando las operaciones de cable la mayoría de los ingresos.

Indudablemente la era de Luce había pasado (falleció el 28 de febrero de 1967). Más tarde, en enero de 2000, AOL adquirió a Time-Warner. El contenido de las publicaciones ideadas por Luce fue uno de los principales atractivos de Time-Warner para AOL. Pero indudablemente las cosas habían cambiado. Mientras que Luce había declarado que el siglo XX era \”americano\”, Steve Case, el número uno de AOL-Time Warner, hablaba del siglo XXI como el \”siglo de Internet\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios