BAQUIA

La gestión médica y el bioterrorismo

La amenaza que representa el bioterrorismo obliga a la sociedad a repensar la forma en la que maneja hoy la gestión médica distribuida. La mayoría de los resortes de alarma aparecen primero en las fichas médicas de un paciente. Hoy, en todo el mundo, incluso en EE.UU., la mayoría de dichas fichas son manuales y no tienen otra forma de comunicación que el informe que el médico, con mayor o menor frecuencia, dependiendo de país y región, está obligado a dar a algún centro de salud regional. Dichos centros regionales, a su vez, son los encargados de informar a las autoridades nacionales de cualquier fenómeno atípico que pueda tener trascendencia médica para la salud.

En un artículo de CIO Magazine, se habla de la preocupación de la Casa Blanca con este estado de falta de conexión entre los médicos y las autoridades sanitarias y se explica que, en algunos de los casos más conocidos de coordinación, como el centro de mando y control que el secretario de Salud, Tommy Thompson presentó a la prensa en Washington y que según sus propias explicaciones había costado 3,5 millones de dólares, no significaba más que una decoración vacía debido a la cantidad de recorridos -todavía manuales- de los millones de fichas de pacientes que existen en EE.UU. sin ningún tipo de informatización.

Lo que ha quedado claro frente al bioterrorismo es que todos los países deben disponer de sistemas centralizados de gestión de enfermedades sospechosas. Esto pasa por, de una vez por todas, informatizar la gestión de ficheros médicos, digitalizar los procesos y conseguir sistemas de rápida respuesta que identifiquen patrones de epidemias antes de que sea demasiado tarde.

En la mayor parte de los casos, el inicio de una epidemia es percibido por el propio paciente como una simple gripe; sólo mucho más tarde, cuando empiezan a morir docenas de infectados, se encienden las alarmas en los centros sanitarios de todos los países.

La salud pública mundial tiene que dar un salto cuántico en sus procesos de gestión y comunicación, desde los médicos rurales hasta los hospitales, pasando por los centros locales de salud. La industria informática y de comunicaciones tiene aquí un importante reto que asumir en beneficio de todos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios