BAQUIA

La huelga general apenas se notó en Internet

La Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet (AIEI) a través de las diferentes empresas que la conforman, ha monitorizado la incidencia en Internet de la huelga general de ayer, intentando utilizar el uso de la Red como indicador para evaluar el éxito o el fracaso de la convocatoria sindical.

Para medir la repercusión de la huelga en Internet, la AIEI analizó el tráfico en la Red desde las 08:00 horas hasta las 14:00 horas del 29-S, y lo ha comparado con el que hubo en el mismo intervalo de tiempo el pasado miércoles 22 de septiembre.

Los mayores efectos se han visto en el sector del comercio electrónico ligado a la venta a empresas, que ha disminuido un 25% su actividad, y en las llamadas a los call centers, que se han reducido en un 40%. Sin embargo, el tráfico en los sites con contenidos de diversa índole no se ha visto afectado.

El efecto de la huelga entre los trabajadores digitales ha sido prácticamente nulo, con un promedio de menos de un 3% de seguimiento entre los empleados de las empresas del sector de Internet con más de 50 trabajadores, y un 0% en aquellas con menos de 50 empleados.

“La huelga voluntaria o forzada que han experimentado las empresas tradicionales, ha repercutido en ventas de comercio electrónico y asistencia en servicios a empresas. Pero a la hora de la verdad las empresas del sector Internet no han hecho huelga, han estado como siempre disponibles. El modelo de huelga tradicional no tendrá efecto en una sociedad digital plena si no cambia su planteamiento. Internet se moviliza por la dinamización, no por la paralización”, dice Yago Arbeloa, CEO de Sync.es y presidente de la AIEI.

“Los que trabajamos en Internet no concebimos eso de página cerrada por huelga, es un medio 24×7”, continúa Arbeloa. “No ha habido un gran respaldo porque nuestros trabajadores tienen unas características muy específicas. Es un sector donde se intenta crear valor, su trabajo es una pasión para ellos y nosotros lo tenemos reconocido como tal, y buscamos que se sientan motivados. Nuestro sector no juzga sus edades y sí sus capacidades, dando oportunidades a todo el mundo, incluida la llamada generación perdida, formada por jóvenes de 20 a 30 años. Los trabajadores en la red no tienen las mismas condiciones laborales que tienen otros colectivos, que son los que tomaron la decisión de ir a la huelga por la reforma laboral. Aunque es cierto que somos un sector incomprendido, que funcionamos en muchas partes sin la regulación necesaria”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios