La ira de la Red mata una revista

En 2005, Monica Gaudio subió a la Red una receta medieval de un pastel de manzana. Cual fue su sosrpresa cuando una amiga encontró su receta en la revista CookSource, que desde luego no había pedido permiso ninguno. La historia ya era llamativa de por sí, porque la prensa escrita suele quejarse de que su contenido se copia en Internet, pero aquí había ocurrido justo lo contrario.

Gaudio escribió a la revista, que le preguntó qué quería. Ella dijo que una disculpa, y una donación de 130 dólares para la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Nada más lejos de la realidad, porque lo que recibió fue un altanero correo de la editora de la revista, diciendo que la Red es "dominio público", que debería darles las gracias porque no lo hubieran copiado poniéndole el nombre de otra persona, y que habían tenido que editar y recomponer el texto porque estaba muy mal escrito.

"Pusimos algo de tiempo en reescribirlo, ¡tú deberías compensarme a mí!", afirmó la editora, Judith Griggs, añadiendo que la copia es perfectamente normal y que ella al menos nunca cobraba a los autores por corregir sus textos.

En realidad, la receta original estaba escrita en estilo medieval, pero eso ya es un detalle sin importancia, igual que las faltas de ortografía de la editora. Lo que importa aquí es que la comunidad internauta montó en colera, se organizó en Facebook y Twitter una campaña contra la revista en general y la editora en particular. Los grandes medios recogieron la noticia, se comprobó que la de Gaudio no era la única receta plagiada, y ahora parece que CookSource ha quebrado al quedarse sin anunciantes, según indica Griggs en un post en el que (ahora sí) se disculpa con Gaudio y afirma que los correos, comentarios y demás han sido excesivos.

No es el primer linchamiento online que hemos visto últimamente. Los usuarios del foro 4Chan han atacado últimamente a personas que maltrataban animales y a defensores de los derechos de autor tradicionales. Pero también han recibido una dosis de su propia medicina, cuando los usuarios de la red de blogs Tumblr se adelantaron a los planes del polémico foro de atacarles por copiarles las bromas.

Hay casos más claros que otros, pero a veces es poner la línea entre el activismo ciudadano y la masa y no faltan las voces que se preguntan si no deberíamos dejar de reírles las gracias a estos vigilantes, antes de que se conviertan en la policía política de la Red.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios