BAQUIA

La Isla de Man quiere legalizar el P2P

Parece que la industria musical empieza a abrazar el viejo lema que reza “si no puedes con tu enemigo, únete a él”. En la teunión de los representantes de la industria en el MidemNet de Cannes, los ejecutivos empiezan a mostrar un cambio de tendencia, intentando aprovechar las ventajas de la distribución online antes que empeñándose en combatir la piratería.

Un reciente reportaje de la IFPI denunciaba que el 95% de las descargas de música en Internet son ilegales, lo que provocó el año pasado un descenso del 7% del mercado musical global. Los expertos del sector consideran que los usuarios pasarán de métodos ilegales a otros legales sólo si se les ofrece una opción mejor.

Esta es la premisa que empiezan a aplicar algunos distribuidores y vendedores, tanto del sector electrónico como de la industria musical, como demuestran los recientes acuerdos que se han alcanzado con Nokia, Amazon o MySpace para distribuir música de diferentes sellos.

Un paso más allá es el que podría instaurarse en la Isla de Man. Se trata de una especie de tarifa plana que permitiría descargas ilimitadas de canciones a cambio del pago de una tasa anual a los proveedores de acceso. El gobierno de esta isla ubicada en el Mar de Irlanda hará llegar esta propuesta a representantes de la industria musical, de la que espera recibir una respuesta positiva.

La Isla de Man es un territorio peculiar: situado entre Irlanda y Gran Bretaña, no forma parte del Reino Unido, pero tiene cedida a ésta su representación exterior. Es más conocida como paraíso fiscal y sede de carreras automovilísticas, y a partir de ahora, tal vez como pionera en una nueva forma de distribución digital del contenido.

La isla tiene una penetración de banda ancha del 100%, de la que disfrutan sus 80.000 habitantes. Como en todas partes, la descarga de archivos a través de redes P2P está a la orden del día. La propuesta de Ron Berry, ministro de finanzas manés, recibió en Cannes el apoyo de Geoff Taylor, que preside la BPI, la asociación que agrupa a las discográficas británicas.

Para que la proposición salga adelante, habrá que solucionar algunas cuestiones que surgen a bote pronto: ¿deberán pagar la tasa todos los usuarios de Internet, aunque no descarguen archivos? ¿Cómo se hará el reparto de ingresos entre ISPs y discográficas? ¿Y entre las discográficas y los artistas? ¿Cómo afectaría esta medida a servicios de suscripción musical como iTunes? ¿Qué pasará con los países europeos que empiezan a aplicar medidas legales contra el P2P?

En definitiva, una serie de interrogantes que deberán solucionarse si la industria musical de verdad quiere evolucionar hacia nuevas formas de distribución del contenido en la era digital.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios