BAQUIA

La lenta agonía de las cabinas

En la tecnología, como es ley de vida, lo viejo se rinde ante el empuje de lo nuevo. Es por eso que dentro de poco las cabinas telefónicas nos parecerán un objeto tan arcaico como los gramófonos o el NoDo. No hace tanto que llamar desde una cabina resultaba un recurso de lo más habitual (aunque más de uno se lo pensó dos veces antes de encerrarse en una cabina después de aquel legendario telefilme), pero la imparable expansión de los móviles ha abandonado a su suerte a los teléfonos públicos. ¿Para qué molestarse en buscar un teléfono en la calle, si puedes llevarlo siempre encima? ¿Para qué preocuparse del mantenimiento de las cabinas, si nadie las usa?
Signo de los tiempos: mientras los teléfonos públicos agonizan, se anuncia la explosión de la telefonía Wi-Fi.
“Unos que nacen, otros morirán… La vida sigue igual”, cantaba un juvenil Julio Iglesias. ¿Igual? Tal vez quiso decir “wireless”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios