La línea fija recobra fuerza en el negocio de las operadoras

La consultora Arthur D. Little ha presentado hoy su informe sobre las tendencias del sector de las Telecomunicaciones, elaborado junto a Exane BNP Paribas. Para el estudio se han realizado entrevistas a operadores fijos, móviles e integrados, empresas de medios, fabricantes de equipos y proveedores de servicios en 17 países europeos, destacándose el movimiento de los operadores hacia el negocio de contenidos.

El estudio se centra en el auge de los ingresos por línea fija, derivados de la denominada “Ttriple-Play”: telefonía fija, banda ancha y TV a través de Internet. El estudio ha identificado que el Triple-Pay ayudará a los operadores a resistir las amenazas de los proveedores de TV de pago (cable y satélite) y luchar contra la canibalización de las líneas fijas por parte de la banda ancha móvil.

Según el estudio, desarrollar y ofertar servicios orientados a la televisión del futuro, que incluye funcionalidades como el PVR (Personal Video Recorder) y la guía de programación electrónica (EPG), unido a la integración de interactividad online, es la mejor arma de que disponen los principales operadores para defender su negocio de línea fija.

Las conclusiones generales del estudio se resumen en:

  • El triunfo progresivo del Triple-Play ayuda a los operadores a limitar las pérdidas de los ingresos procedentes de sus líneas fijas, mantener la cifra de ingresos medios por cliente (ARPU) y preservar los niveles de rentabilidad a través de la consolidación del mercado.
  • Reducir a la mitad la tasa de pérdidas debidas a las líneas fijas durante el periodo 2008-15 podría suponer un incremento de la valoración del operador dominante en un 27%. Algunos operadores europeos ya han demostrado que esto es posible.
  • Los operadores fijos europeos estiman que existe una oportunidad valorada en 4 billones de euros en 2015, asociada a los contenidos y servicios relacionados con la Televisión del futuro. Esta oportunidad podría aumentar la tasa de crecimiento anual de los ingresos por línea fija de los operadores dominantes en un 1% adicional a lo largo del periodo 2008-2015.
  • La coyuntura económica actual ha supuesto una oportunidad para los operadores de telecomunicaciones, al ser éstos más resistentes que otros competidores enfocados en Internet y sistemas. La infraestructura y los activos comerciales de que disponen los operadores de telecomunicaciones serán muy valiosos de cara a establecer alianzas potenciales durante el periodo de crisis.

Por lo que se refiere al mercado español, se destaca la alta de concentración, con tan sólo 3 competidores significativos en el mercado de la banda ancha fija, y muestra un potencial de crecimiento importante en el ámbito de la TV de pago.

¿Quién capturará el crecimiento en la TV de pago? El ARPU de Telefónica en banda ancha sigue siendo muy elevado. De ahí, que para el operador líder en cada mercado, la oportunidad que representa la TV de pago es más una forma de proteger su ARPU actual que de aumentar sus ingresos. Más allá de Ono, otras compañías bien posicionadas son Orange, con precios para Triple-Play agresivos, y podría existir una oportunidad para un operador de TDT de pago, una vez el gobierno dé luz verde, para el desarrollo de un servicio de pre-pago como el operado por Mediaset en Italia.

Los rumores acerca de Digital+ apuntan a una joint-venture entre Telefónica y una gran empresa de medios de comunicación, Vivendi o BSkyB, que posea contenidos premium en España. Incluso asumiendo que Telefónica no vaya a ser capaz de fusionar su base actual de clientes de TV de pago (Imagenio) con la adquirida (Digital+) debido a restricciones regulatorias, esto podría reforzar su posicionamiento como operador dominante frente a Orange y Ono (apalancándose en la base de clientes de Digital+ para promover la venta cruzada y asegurándose un acceso privilegiado a derechos y contenidos). En definitiva, se trata de un escenario más favorable para el operador líder.

Un aspecto que ha sido resaltado por algunos miembros del sector es que la actual situación económica, así como la dificultad de encontrar financiación, contribuirán a la desaparición de los más débiles: en el segmento móvil podríamos pensar en Yoigo, mientras que en la línea fija nos encontramos a Jazztel; otro tema a considerar es la refinanciación de Ono en los próximos dos años. No parece, por tanto, que en el mercado español de Triple-Play vaya a aumentar el nivel de competitividad en los próximos años.

A corto-medio plazo, dadas las difíciles circunstancias económicas en España, las perspectivas no son muy favorables. Los clientes han pasado a usar los servicios de forma más inteligente y buscan tarifas que les permitan un gasto controlado, lo que conduce a un ARPU decreciente. Además, la tasa de abandono está aumentando en la parte de servicios fijos y se observan menores tasas de crecimiento e interés por nuevos servicios.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios