BAQUIA

La nueva estructura informativa exige un nuevo modelo de usuario

Es raro que alguien pueda quejarse de la cobertura informativa que existe hoy día o que pueda echar en falta algunas noticias. Y es que la Web 2.0 ha traído también consigo una Prensa 2.0 que ofrece una sucesión de noticias en tiempo real de forma automática y prácticamente robótica.

Todo trae sus problemas, y es que algunos usuarios –y otros tantos expertos- se quejan de que esta sucesión de contenedores de noticias ha derivado en una escasísima calidad de la información. Además, la repetición y reiteración de fuentes y noticias en ocasiones puede no ser tan práctica. Un ejemplo: si tecleamos hoy mismo “Michael Jackson dies” en Google, encontraremos más de 70 millones de entradas, la mayoría de las cuales nos informarán de la muerte del rey del pop. Si nos vamos a los blogs, la gran parte de éstos no informarán por sí solos, sino que enlazarán a unos sitios u otros. Lo menos positivo de esto es que con estas prácticas convertimos Internet no sólo en un contenedor de noticias, sino en un espacio en el que la mayoría de información está repetida hasta la saciedad, contribuyendo así en muy poca medida a la creación de una mediana economía informativa. No obstante, esto trae como beneficio la no monopolización de información y la variedad de fuentes.

Sin embargo, el exceso de información en ocasiones también trae la confusión. Y es que ya decíamos hace unos días que algunos usuarios “reciben más información de la que son capaces de asimilar”, con lo que el exceso de noticias puede volverse contraproducente y desembocar en el escaso interés del usuario por éstas.

No habría que preocuparse demasiado por este hecho, pero sí amoldarse a él. Y es que la proliferación de noticias trae consigo un enorme beneficio: la existencia de información especializada. Es probable que encontremos más entradas sobre Michael Jackson de las que necesitamos, pero también es cierto que a día de hoy podemos acceder a otras informaciones mucho más especializadas a las que antes no llegaríamos.

Además, un cambio en la estructura de la información en la Red también exige un cambio en el modelo y el planteamiento de los usuarios. Algunos internautas aseguran sentirse abrumados por tanta información, y el problema es que muchos se sitúan ante la Red con la misma actitud pasiva con la que se enfrentan a diario a la prensa tradicional, de la que esperan que les cuente algo. Sin embargo, los nuevos modelos informativos de Internet no necesitan usuarios que se sienten a recibir información, sino que precisa de internautas que busquen la información que necesiten y discriminen la que les sobra. Hemos pasado de un modelo de ciudadano pasivo ante la información a un modelo en el que es el lector el que busca la información que necesita.

Es por ello que cada vez disminuye más la cuota de usuarios que visita diarios generalistas, ya que está en claro ascenso la suscripción a RSS o sindicadores similares mediante los que cada lector busca la información que necesita. Y sólo la que necesita.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios