BAQUIA

La obligada metamorfosis de los proveedores de contenido financiero

Lo saben y lo sufren. Los proveedores de contenido financiero de toda la vida (Reuters, Dow Jones, Hearst, Standard&Poor´s, Thomson Financial etc.) ven que su contenido, por sí solo, no vende en Internet. A estas alturas cae de maduro que todo inversor, comprador de automóviles o persona que busca una hipoteca barata obtiene sin ningún coste información muy valiosa en la Red.

Pero los proveedores de contenido financiero no se dan por vencidos; se las han ingeniado para darle un valor añadido a ese contenido a través de la oferta de tecnologías que permiten clasificarlo y simplificarlo para el internauta. Rentabilizan estas tecnologías a través de la venta de licencias a las compañías que ofrecen servicios al usuario de la Red (bancos en línea, corredores bursátiles en línea, vendedores de coches en línea, inmobiliarias en línea o agencias de empleo).

Estamos hablando de aplicaciones tan variadas como una calculadora en línea para optimizar la financiación de la universidad de los hijos, utilidades que derivan el sueldo que se le puede exigir al empleador según el contexto macroeconómico o hasta sistemas que calculan la división de bienes tras un divorcio. Todos estas aplicaciones tienen un elemento de contenido puro (datos financieros y macroeconómicos, y artículos de tipo más cualitativo) y un elemento de herramienta/tecnología que es la aplicación que relaciona el contenido con las características y exigencias específicas de cada internauta (consumidor).

El caso de Smartmoney.com

Smartmoney.com, la unidad online de la revista Smartmoney (propiedad a partes iguales de Hearst y Dow Jones) es un muy buen ejemplo de cómo un proveedor de contenido financiero en línea está refinando su estrategia para también proveer servicios y herramientas a entidades financieras y a otros nodos.

Los servicios que presta comprenden 50 aplicaciones o herramientas diferentes (planificador de ahorros para la educación de los hijos, centro de impuestos, gestión de deudas contraídas, financiación de automóviles, coches etc.) y más de 300 artículos relacionados con cada una de estos temas. \”Map of the market\” es otra aplicación que Smartmoney vende a Fidelity.com mediante la cual, entre otras funciones, se puede ver la evolución de 500 acciones y determinar qué sectores del mercado de acciones son los más dinámicos.

E*Trade, TdWaterhouse y Fleet son otras entidades financieras a las que Smartmoney.com licencia sus servicios. Pero algunos nodos de carácter más puramente informativo, como The Industry Standard, también están entre los clientes de Smartmoney.com. Esta compañía también se ha adentrado en el mercado hispano en donde cuenta como clientes a Patagon, Ganar.com y Expansióndirecto.

En una nueva muestra de la alta segmentación y especialización reinante entre los proveedores de contenido estadounidenses, parte de la información que Smartmoney facilita a través de estos servicios es de terceros. Así las cotizaciones de acciones con 20 minutos de retraso son provistas por S&P Comstock, las cotizaciones históricas por Media General Financial Services, los datos sobre fondos de inversión por Morningstar, las estimaciones de ganancias empresariales por Zacks Investment Research y los datos relativos a la compraventa de acciones de directivos en sus propias empresas (Insider Trading) por Thomson Financial.

Smartmoney.com no está ni mucho menos sola. Otra empresa de contenidos financieros que se ha introducido con éxito en el sector de las aplicaciones es Multex. La empresa neoyorquina está tratando de licenciar sus servicios a algunas entidades financieras latinoamericanas.

En otras palabras, las grandes productores de contenidos financieros están reformulando sus estrategias para incorporar elementos de Aplication Service Providers (ASP). Varios participantes en una charla sobre servicios financieros en la conferencia Silicon Alley 2001, organizada por Siliconalleyreporter la semana pasada en Nueva York, subrayaron esta tendencia. Henry Blodget, analista de Internet de Merrill Lynch, Jack McDonnell, presidente de Ameritrade, Daniel Connell, director para mercados \”retail\” de Standard & Poor´s y Pamela Thomas-Graham, presidente de CNBC, parecían estar de acuerdo que el panorama de la provisión de contenidos financieros en línea y de los servicios financieros en general ha cambiado radicalmente.

S&P también reformula su táctica

Connel afirmó que S&P se autodefine como una \”compañía de contenidos financieros que ayuda a sus clientes a migrar sus servicios digitalizando la información y ofreciendo servicios de hosting a sus clientes\”. \”Tratamos de ayudar a nuestros clientes para que den más información y aplicaciones a los inversores individuales\”, añadió Connell. El directivo de S&P señaló que su empresa cuenta con una enorme cantidad de contenidos financieros orientados hacia los profesionales de las finanzas (que, dicho sea de paso, sí estaban y están dispuestos a pagar por ese contenido).

Tanto Henry Blodget, como Pamela Thomas-Graham y Jack McDonnell constataron que Internet ha disminuido mucho la distancia entre la comunidad de inversión profesional y la privada, tanto en lo que hace a la calidad de la información a la que acceden, como en el periodo de tiempo que pasa entre el suceso y la toma de conocimiento por parte del inversor.

Tras este efecto de equiparación entre inversor profesional e inversor privado/individual, Connell señaló que S&P está tratando de crear tecnologías que permitan a sus clientes (casas de bolsas y bancos) facilitar servicios de asesoría en línea (sistemas de asignación de activos, planificación de jubilación, análisis de riesgo de inversiones etc.) a sus clientes individuales. Connell se mostró particularmente entusiasmado por las posibilidades que en este sentido ofrecen las aplicaciones \”wireless\”.

Temas relacionados:
  • Asesoramiento online, la próxima batalla de los servicios financieros en Baquía.com
  • Los brokers online ganan por goleada a la banca en la Red… por ahora en Baquía.com

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios