BAQUIA

La pantalla se vuelve atractiva

Siempre se ha dicho que leer en la pantalla del PC es más incómodo que hacerlo en papel. Puede que sea cierto, pero las cifras empiezan a desmentir esta aseveración con rotundidad. Los diarios online y los libros digitales están viviendo su particular Eldorado; y esto no significa que el papel vaya a desaparecer, como algunos gurús han manifestado repetidamente. La Red como soporte de lectura gana adeptos a ritmo de vértigo, especialmente entre los jóvenes.

Hoy, el periódico de la mañana queda superado, en su versión papel, a veces a las pocas horas de estar en los quioscos. La actualización de los contenidos que realizan los diarios digitales le está llevando incluso a comerle cuota de mercado a la radio, el medio instantáneo por antonomasia, y hasta a la televisión.

Uno de cada cinco usuarios de Internet de todo el mundo que leen periódicos prefiere informarse con las ediciones online, según un estudio de Nielsen//NetRatings. De hecho, en países como EEUU la circulación de diarios está en franco retroceso desde que las audiencias se dirigen cada vez más hacia la Red como fuente de noticias. Ciudades donde no hace mucho había cuatro cabeceras, deben conformarse ahora con una. Y no hablamos sólo de medios tradicionales, sino también de los servicios que prestan Google o Yahoo, que muestran informaciones recopiladas de distintas fuentes.

Periodismo participativo

Los medios han sabido responder a la atención de los usuarios ensanchando el campo; raro es el diario que, en respuesta al aumento del tráfico hacia las páginas de noticias, no incluye foros, la posibilidad de dejar comentarios o blogs editoriales y de otro tipo. El periodismo no sólo se hace digital; también deviene en participativo.

El caso de The New York Times es paradigmático. Tiene ya más lectores online que en papel, lo que le va a permitir empezar a pasarles por caja si quieren acceder a ciertos contenidos. Otros han dado el paso inverso, pero todos tienen un objetivo común: aumentar el tráfico de visitantes y ganar mucho dinero con la emergente publicidad online.

¿Qué ocurre con los libros? Pues otro tanto de lo mismo. Oler un volumen, comprobar la frescura de su tinta, pasar con delectación las páginas escuchando su sonido, como hacen los más acendrados bibliófilos, son sin duda experiencias sensoriales únicas, pero los libros electrónicos empujan con fuerza, al paso que van superando las reticencias de autores y editores.

No exageramos si decimos que nos encontramos ante una nueva revolución mediática, similar a la de la invención de la imprenta. Empresas editoras, autores independientes, tiendas online y bibliotecas públicas están provocando la gran eclosión de la digitalización de libros. Las bibliotecas virtuales, algunas faraónicas, son el mejor ejemplo.

Biblioteca de Alejandría digital

Pero la iniciativa más ambiciosa actualmente es The Internet Archive, un proyecto sin ánimo de lucro que quiere ser la Biblioteca de Alejandría del siglo XXI en la Red, archivando todos los documentos digitales existentes en el planeta.

Las ventajas son bastantes: los libros electrónicos pueden leerse en PC de escritorio o portátiles; en Palm Pilot (que puede almacenar hasta 85 libros) o Pocket PC. Hay programas que permiten al lector ajustar el tamaño de la tipografía, subrayar frases, hacer anotaciones o marcar la última página leída. Además, los costes de producción y distribución son inferiores, y se pueden transportar con mayor facilidad. Son cosas que, lógicamente, están vedadas en el caso del libro convencional.

Como en el caso de la música, la piratería es uno de los principales problemas a los que se enfrenta el libro digital. Sin embargo, escritores y editoriales empiezan a contar con la ayuda de los creadores de software, que incorporan desde hace tiempo programas lectores para gestionar contenidos digitales protegidos por derechos de autor. Son los programas de Digital Rights Management, o DRM.

Entre las empresas más implicadas, destaca Amazon -cómo no-, con un catálogo de unos 120.000 libros y más de un millón de documentos digitalizados. Mobipocket.com, Powells.com, CyberRead.com, eLibrion.com, Booksamillion.com, eBookhome.com y eBooks.com también están haciendo un buen trabajo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios