BAQUIA

La quiebra de WorldCom bate récords

Como ya se adivinaba la pasada semana, WorldCom se ha declarado en bancarrota. Una quiebra que deja en mantillas a la protagonizada por Enron, auténtica Pandora que destapó la caja de los truenos de la contabilidad creativa. Esta empresa de transmisión de datos y de telefonía a larga distancia logra así el poco satisfactorio récord de la bancarrota más grande que ha existido en los Estados Unidos.

No obstante, se trata de una bancarrota de la que WorldCom pretende emerger con bríos renovados en cosa de nueve meses a un año. Como también se aseguraba el pasado viernes, la empresa ha logrado reunir unos 2.000 millones de dólares con los que pretende afrontar un duro proceso de reestructuración manteniendo el servicio a sus más de 20 millones clientes (WorldCom es la responsable de la mitad del tráfico generado por Internet en Estados Unidos).

En estos momentos este gigante caído en desgracia cuenta con unos 60.000 empleados en 65 países, que en deben estar temblando por su futuro. Los directivos de esta compañía también han asegurado que contrataran a un experto en reestructuraciones para que les ayude a llevar a cabo la necesaria reestructuración de la que tanto hablan.

John Sidgmore, CEO recién estrenado de WorldCom, ha declarado que \”el peor periodo posible en el que corrimos mayor riesgo tuvo lugar durante los últimos meses, en los que hubo una gran incertidumbre. Ahora, aunque parezca extraño, acogiéndonos al Capítulo 11 nos estamos estabilizando\”. Sidgmore también ha recalcado que no han experimentado una pérdida sustancial de clientes.

WorldCom se ve en esta situación después de contabilizar a su favor inapropiadamente la friolera de 3.850 millones de dólares (disfrazó lo que eran gastos como inversiones para declarar mayores beneficios). Las primeras medidas que adoptó la empresa tras conocerse el asunto fueron, además de hacer un acto de contrición pidiendo perdón públicamente, despedir al CFO y a unos 17.000 empleados. Poco antes ya había reemplazado a Arthur Andersen como auditor por KPMG. Hace poco también se supo que las irregularidades contables de WorldCom se habían iniciado en 2000.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios