BAQUIA

La RIAA achaca la caída en la venta de CDs a Internet

La caída en picado en la venta de discos compactos en Estados Unidos tiene dos culpables: uno ambiguo y ya bastante manoseado relativo a las consecuencias del 11 de septiembre, y otro, más real pero susceptible de ser analizado, concerniente a la descarga y posterior grabación de canciones en CD. El año pasado las ventas de música se despeñaron un 10% en Estados Unidos, pasando de los 14.300 millones de dólares de 2000 a los 13.700 millones del año pasado.

Como cabría esperar, una vez conocidos los datos, la Recording Industry Association of America (RIAA), organización que se encarga de velar por el cumplimiento de los derechos de autor de los músicos en el mundo online y offline, se ha puesto a buscar culpables con la mayor rapidez posible. El veredicto ha sido contundente: los principales responsables son la piratería y el ‘tostado’ de CDs (grabar canciones en un soporte digital). “Cuando el 23% de los compradores de música reconoce que no adquiere más discos porque se los descargan de la Red o los copian gratuitamente, significa que se ha producido un impacto en el mercado que no podemos ignorar”, ha señalado Hilary Rosen, presidente y CEO de la RIAA, que se apoya en un estudio realizado entre 2.225 compradores habituales de música. El informe asegura que el 50% de las personas que se ha bajado canciones de la Red las ha copiado posteriormente en un CD, mientras que este porcentaje sólo llegaba al 13% hace un par de años.

Durante la rueda de prensa que concedió para presentar estas cifras, Rosen insistió en la culpabilidad de Internet y puso el grito en el cielo al subrayar que las ventas de grabadoras de CDs se han triplicado desde 1999 hasta el punto de que dos de cada cinco aficionados a la música dispone de un aparato de estas características.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios