BAQUIA

La RIAA amenaza con demandar a los usuarios piratas

Primero fue por las empresas que se encontraban detrás de los programas de intercambio de archivos, después puso el ojo sobre las empresas que permiten a sus empleados trapichear con mp3… ahora las grandes discográficas de EEUU, agrupadas en la RIAA (Recording Industry Association of America), amenazan con ir a por ti.

En vista de que sus éxitos legales contra los sistemas de intercambio, con los que tratan de acabar con un el pirateo de música que horada sus cuentas de resultados, la industria está dispuesta a ampliar su campo de acción para actuar contra los usuarios que comparten archivos, que, por otro lado, también son sus principales clientes.

Napster y AudioGalaxy son historia, pero las aplicaciones P2P (peer to peer), que permiten a los internautas formar parte de un red donde millones de canciones se pueden obtener fácil y gratuitamente, crecen como setas después de la lluvia. Alrededor de 8.000 millones de archivos de música se intercambian en 2001, cifra que podría alcanzar 11.400 millones en 2005, según The Yankee Group. La RIAA prosigue la batalla contra los clones de Napster: Madster (antes Aimster), StreamCast Networks, Grokster y la compañía que creó Kazaa (también quiere ir a por Sharman Networks, ahora detrás de Kazaa) están en su punto de mira.

Aunque las discográficas todavía no han decido emprender acciones legales contra usuarios individuales, los ejecutivos de la industria están buscando fórmulas para conseguir que los internautas se lo piensen dos veces antes descargar música de la Red. La primera medida sería financiar una gran campaña de educación, pero no son pocos los que piensan que los piratas más prolíficos deberían enfrentarse a la justicia. Las discográficas creen, como demostró un estudio del Palo Alto Research Center (PARC) sobre Gnutella, que alrededor de un 10% de los \’piratas\’ proporcionan el 90% del contenido disponible en redes como Kazaa.

\”El asunto está sobre la mesa\”, dice en News.com un ejecutivo anónimo. \”La idea sería desanimar a la gente\”, añade. El camino hacia querellarse contra los usuarios, publicada ayer en The Wall Street Journal, significaría un giro de timón respecto a lo que siempre ha defendido la industria (tanto la de la música como la del cine), que hasta ahora han perseguido a las empresas que tratan de beneficiarse de la piratería.

Al conectarse a la mayoría de las redes P2P, los usuarios se exponen a ser localizados a través de sus proveedores de acceso (ISPs), algo que ya ha sido utilizado por la industria para actuar contra ellos. Los ISPs han recibido miles de quejas sobre la infracción del copyright cometida por sus clientes, de las que han resultado advertencias y en algunos casos cancelaciones de cuentas.

Pero lo más parecido a la persecución individual lo llevó a cabo el grupo de rock Metallica, que citó a varios usuarios en su demanda contra Napster. La RIAA también fue a por colegios y universidades donde las redes estaban llenas de mp3, e incluso se llegó a arrestar a un estudiante por la violación de los derechos de autor. En Europa, la policía belga asaltó la casa de varios adictos a los programas P2P.

Las posibles acciones de la RIAA contra usuarios individuales, que ya la ha emprendido con casi cualquier medio contra las redes descentralizadas de intercambio de archivos, tienen un adalid en el congresista Howard Bernan, que quiere introducir una legislación dura para acabar con el pirateo. Entre las soluciones parta erradicar la piratería presentadas ante la Computer and Communications Industry Association, Brenan afirmó: \”Puede ser cierto que los sistemas descentralizados P2P no se puede cerrar, ni con la tecnología ni con una orden judicial, a no ser que el programa cliente se borre de la computadora de cada usuario de las redes P2P\”.

Sin embargo, la guerra está lejos de tener un claro ganador. Ni legisladores se ponen de acuerdo en las medidas a adoptar, ni entre los miembros de la industria hay quórum (muchos se han desmarcado de lo insinuado por The Wall Street Journal) sobre la conveniencia de ir contra los internautas a los que más les gusta la música.

  • Más en Internetnews


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios