BAQUIA

La socialización de Spotify

Quien dude que actualmente nos encontramos en la Internet social está, como poco, un poco despistado. Cada vez es mayor el número de portales que potencian la interacción entre sus usuarios y que consiguen crear comunidades vivas en constante evolución. Ésta es, sin duda alguna, la clave de la evolución de Internet y la sociedad de la información durante la próxima década. Los foros más tradicionales 1.0 siguen siendo plataformas de interacción de éxito, pero las redes sociales pisan fuerte.

Lo social triunfa si se aplican las metodologías adecuadas, uno de los grandes inventos de los últimos años, la plataforma de música bajo demanda con modelo freemium Spotify, tras portarse a los dispositivos móviles ha continuado mejorando su aplicación de software con claros componentes enfocados a las redes sociales y la Web 2.0, con una interacción directa con la mayor red social global, Facebook, que con sus más de 500 millones de usuarios se convierte en un cóctel seguro de éxito. Y es que a pesar de su fuerte catálogo musical, es necesario aumentar la masa de usuarios para garantizar la rentabilidad del proyecto.

¿Y qué mejor forma para alcanzar este objetivo que enlazando el software musical con las redes sociales más pobladas del momento? Como era previsible, el equipo de Spotify ha trabajado en un sistema de integración que nos permite añadir nuestro perfil de Facebook al programa, para compartir amigos que también lo utilicen y conocer sus gustos musicales. Esta unión de cuentas nos permitirá, además, compartir listas de reproducción, a un solo clic de ratón desde Spotify puedo curiosear toda la música que más le gusta a mis amigos y conocidos, y es claro que el consumidor de hoy día se deja influir cada vez más por las sugerencias y recomendaciones de sus amigos y menos por la publicidad tradicional.

A Spotify le hacen un favor inmenso, pues los usuarios de Facebook, al compartir qué canción están escuchando en Spotify, le remiten una gran cantidad de nuevos usuarios. En suma, la música se hace social, música en red de la mano de mis amigos y conocidos.

Otra funcionalidad añadida a Spotify es permitir que sus usuarios suban sus propios archivos musicales para almacenarlos en la nube y poder acceder a ellos desde cualquier ordenador o dispositivo compatible (iPhone, iPad, móviles) conectado a Internet. El cloud computing se convierte así en la apuesta número uno del software musical transformando el programa en una plataforma más para el almacenamiento de archivos de sonido.

Spotify está actualmente disponible en España, Reino Unido, Francia, Finlandia, Suecia y Noruega, y prepara su desembarco en EEUU, donde espera copar una importantísima cuota de usuarios. Creo que cuando salte a territorio de Obama se jugará muchas cartas y verdaderamente conocerá su futuro más inmediato, aunque tendrá que competir con el iTunes de Apple. Se prevé una batalla tecnológica cruenta…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios