BAQUIA

La tienda de ultramarinos Streamline arroja la toalla

Después de meses de extensas negociaciones con potenciales inversores y socios estratégicos, Streamline ha visto como la guillotina segaba su cabeza. La tienda online lo intentó todo e incluso vendió parte de sus operaciones a Peapod, un competidor que ya estaba con el agua al cuello y que fue rescatada en el último segundo por Royal Ahold, un distribuidor de alimentación que invirtió 73 millones de dólares. Pero todo se demostró insuficiente. Los inversores no confían en este modelo de negocio y una tras otra (Webvan, WebHouse Club o la mencionada) deben cerrar o buscar fórmulas alternativas de ingresos.

  • En Cnet

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios