BAQUIA

La tormenta llega a los agregadores de compras

En los últimos meses han proliferado los sitios conocidos como agregadores de compras. Pero la tormenta que afecta a todos los sectores de Internet ha llegado ahora a estos nodos, auténticas cooperativas virtuales cuyo funcionamiento es muy parecido al de las empresas de subastas online.

Cada tienda escoge un producto, fijando un día límite para cerrar la compra. El producto se anuncia en su web, con precio de salida incluido. A medida que se inscriben compradores el precio baja, llegando a alcanzar descuentos de un 50% cuando se sobrepasan los 20 compradores. Cuando concluye el periodo de tiempo establecido para la adquisición, la tienda cobra el producto al precio más barato posible y lo remite a casa del cliente. Así venía trabajando LetsBuyIt.com.

El modus operandi de Mercata consistía en sumar grupos de compradores a través de Internet que proponían precios por los productos y servicios, posteriormente adquiridos al por mayor por Mercata y revendidos al coste solicitado por los usuarios. Hablamos en pasado, porque la compañía, como se puede ver en su página web, ya ha dicho que dejará de funcionar el próximo 31 de enero, una vez fracasadas todas las gestiones para obtener financiación.

La idea es buena y terminará imponiéndose, porque alguien con apoyo económico se encargará de apostar por ella. Pero, como se está encargando de demostrar ahora el mercado, no de momento. LetsBuyIt y Mercata se han quedado sin dinero justo en el momento en el que estaban a punto de llegar a un cierto nivel de ventas. Con una visión excesivamente cortoplacista, los inversores han cerrado el grifo hoy porque los nodos no van a dar beneficios mañana. Una historia que ya nos suena demasiado.

La desconfianza llega a Europa

También se ha hecho gala de falta de criterio en la gestión. Al final, el mercado enseña que resulta inútil destinar fuertes sumas de capital a la publicidad al principio y encontrarse luego con telarañas en los bolsillos. Por otra parte, la influencia de los gestores estadounidenses de la Nueva Economía se deja sentir cada vez más en los empresarios europeos… para bien y para mal. La desconfianza y la impaciencia en los proyectos online se estilan cada vez más en el Viejo Continente, y los agregadores de compras, pese a contar con un modelo de negocio 100% Internet, no iban a ser la excepción.

Si Mercata ya es un cadáver, LetsBuyIt también tiene todas las papeletas para pasar a engrosar las nutridas filas del cementerio virtual. Esta empresa sueca radicada en Londres salió a cotizar al Neuer Markt alemán el pasado mes de julio después de un par de rebajas que provocaron un fuerte descenso de su precio de salida y una inyección de capital mucho menor de la esperada: 60 millones de euros, frente a los 130 millones que precisaba.

El primer día de cotización no fue del todo malo: la compañía subió un 60% en bolsa. Pero la burbuja comenzó a desinflarse enseguida. Apenas mes y medio después de su estreno bursátil, LetsBuyIt puso de patitas en la calle al 20% de la plantilla y ponía el colofón a una destacada carrera que le llevó a estar presente en catorce países en sólo un año.

¡Ah!, la publicidad

De los 60 millones de euros que consiguió captar, LetsBuyIt gastó la mayoría de ese dinero en campañas de marketing. En este caso, las inversiones estaban justificadas: el negocio de un agregador de compras descansa sobre la base de lograr descuentos por grandes pedidos, por lo que si estas compañías no tienen un cierto nivel de usuarios al principio, el modelo fracasa. LetsBuyIt alcanzó así un millón de clientes, ventas en claro auge y márgenes asegurados. Pero todo esto no ha sido suficiente para seducir a los inversores europeos, inmersos como están en la fiebre vendedora de casi todo lo relacionado con la Red. Y el fantasma de la suspensión de pagos se adueñó del mayor agregador de compras europeo.

Tiempo. Eso es lo que necesita ahora LetsBuyIt y eso es lo que ha pedido a un tribunal holandés para pagar sus deudas. Sus responsables aseguran que la empresa necesita una inyección de capital de 80 millones de euros para seguir adelante.

¿Cuáles son las razones que han llevado al nodo a este cataclismo? Teóricamente, la fórmula de LetsBuyIt no sólo no es mala, sino que parece concebida a la medida de Internet, que si para algo ha demostrado que sirve es para reunir a personas que quieren comunicarse y entablar cualquier tipo de relación (comercial en este caso). La rentabilidad también está clara, dado que se compra a precios mayoristas y se vende un poco por debajo de los precios minoristas, lo que garantiza los márgenes.

Tampoco hay peligro de estafa en las operaciones: no se adquiere ningún producto que no haya sido vendido de antemano. Entonces, el problema está en la corriente de pensamiento dominante en estos momentos en la escena online europea, según la cual ninguno o muy pocos negocios serán rentables en Internet.

Mea culpa

Pero LetsBuyIt también es víctima de sus propios errores. Ha habido casos de usuarios que han denunciado que el nodo ofrece precios iniciales que, en algunos casos, doblan a los precios reales. Un ejemplo es la regrabadora de Philips 8432 Int IDE, que según LetsBuyIt tiene un precio recomendado de 314 euros y puede costar hasta un mínimo de 222 euros, cuando casi ninguna regrabadora IDE vale más de 240 euros. Asimismo, otros productos ofrecidos por al agregador de compras contaban con precios de venta recomendados dudosos, ayudando a fomentar la todavía demasiado generalizada creencia de que los comercios online son más caros que sus equivalentes en el mundo real.

Ahora queda por ver cómo reaccionarán ante esta criba del mercado los agregadores de compras todavía operativos, como Liq.com, web de cierto éxito en Estados Unidos. En España apenas ha habido algunos intentos de implantar este tipo de comercio online. Grupos de compra, una de las pioneras y destacadas, ha respondido a las turbulencias del mercado creando junto con Subasta2.com un nuevo nodo, bautizado como iNegocia.com.

En Argentina, país que atraviesa una galopante crisis económica, tampoco corren buenos tiempos para los agregadores de compras. Comunia.com se ha deshecho del 40% de la plantilla y ha cerrado sus oficinas en Buenos Aires para trasladarse a Miami, en medio de incesantes rumores sobre el futuro de la empresa. Y eso que Comunia había recibido una inyección de 1,5 millones de dólares. Agrupate.com también ha echado al 30% del personal en Argentina, México y Brasil.

La percepción generalizada entre inversores, analistas y emprendedores es que habrá que esperar a que pase la tormenta para que el capital se tranquilice y los inversores vuelvan a volcarse en un sector que, a pesar de todo, tiene futuro en la Red.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios