BAQUIA

La TV por satélite, la salvación del acceso en Latinoamérica

La clave para la consolidación del acceso a Internet en Latinoamérica reside en que existan suficientes canales de acceso. A nadie se le escapa que la penetración de las computadoras personales es relativamente baja en Latinoamérica. Por ello, los medios de acceso alternativos a la computadora, como los teléfonos móviles, el cable y la televisión por satélite están llamados a desempeñar un importantísimo papel a la hora de promover el acceso a Internet a medio y largo plazo. La expansión de la televisión por satélite, y sus servicios de acceso de banda ancha a Internet, es especialmente deseable para Latinoamérica.

Por su amplia cobertura, que le permite llegar a los más recónditos lugares de la variada y extensa geografía latinoamericana, la televisión por satélite puede y debe jugar un gran papel en el acceso a Internet en la región. Es más, los sistemas de televisión por satélite, con sus accesos a servicios de banda ancha, deben aumentar la calidad en el consumo de los contenidos de la Red.

La evolución de la televisión por satélite en EEUU…

La provisión de servicios de acceso a Internet de banda ancha a través de la televisión por satélite es, de momento, una aplicación poco extendida en Estados Unidos. Los aproximadamente 15 millones de hogares que están abonados a la TV por satélite en EEUU (37 millones en el mundo entero) tienen la posibilidad de obtener contenidos (de banda ancha) por esta vía. Hasta el año pasado, la transmisión \’de bajada\’ era por satélite y para la \’subida\’ los usuarios realizaban sus peticiones mediante la línea telefónica. A finales de 2000, sólo unos 100.000 hogares consumían este tipo de servicio. Este año, tanto DirecTV como Echostar ya están vendiendo sistemas que utilizan el sistema por satélite tanto en la dirección de subida como en la de bajada. La velocidad de bajada de estos servicios es de 400kbps y la de subida es de 128kbps. A partir del año 2002 Echostar empezará a ofrecer servicios utilizando la banda de la frecuencia \’Ka\’, que facilitará velocidades de bajada de 1.5Mbps y de 400kbps de subida.

Según el estudio Global Satellite Marketplace 2001 de Merril Lynch, el mercado de Internet de banda ancha vía satélite tiene las típicas características de nicho. En este segmento no están presentes ni los proveedores de DSL (telefónicas) ni los de acceso a través del módem del cable. Según estimaciones de Merrill Lynch, existen unos 30 millones de hogares en EEUU, en su gran mayoría en áreas rurales, que potencialmente podrían consumir Internet de banda ancha a través de servicios de televisión por satélite. Es más, el satélite es la única opción que tienen para consumir servicios de alta velocidad. Para el año 2007, Merrill Lynch prevé que unos 3 millones de hogares estadounidenses consumirán este servicio.

…y sus interesantes implicaciones para Latinoamérica

A nadie se le escapa que la geografía latinoamericana es muy extensa y que los relieves montañosos dominan el paisaje. En otras palabras, los factores geográficos dificultan la construcción y expansión de sistemas de cable y DSL en la región. Estos factores favorecen la adopción de sistemas por satélite (televisión por satélite) para el consumo de contenidos de banda ancha en Latinoamérica.

El mercado de televisión por satélite latinoamericano es cosa de dos. DirecTV (Hughes, General Motors) y Sky LatinAmerica (NewsCorp, Organizaciones Globo, Televisa y Liberty Media) son amos y señores de este mercado. En conjunto tenían a finales del año pasado unos 2,8 millones de suscriptores. DirecTV tiene la mayoría de sus suscriptores en Brasil (470.000), aunque en ese país es superada por Sky, que cuenta con 652.000 suscriptores. El otro país con fuerte implantación de la televisión por satélite es México, donde Sky tiene 590.000 suscriptores, mientras que 219.000 mexicanos están abonados a los servicios de DirecTV.

Merryll Lynch prevé que el número de suscriptores latinoamericanos aumente de los 2,8 millones actuales a 7,5 millones en 2005. Los ingresos que generan estos abonados aumentarán de 1.500 millones de dólares en 2000 a 3.800 millones en 2005.

Pero no todo son buenas noticias para la expansión de la televisión por satélite. La existencia de grandes aglomeraciones urbanas (Sao Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, México D.F., Santiago de Chile, etc.) con gran densidad en la población favorece la expansión del cable y DSL. Argentina, con 4,9 millones de hogares suscritos a servicios de cable, es un claro ejemplo. De hecho es, tras EEUU y Canadá, el país del mundo con mayor penetración de cable. Brasil cuenta con 2 millones de hogares abonados a servicios de cable, mientras que México y Chile tienen 1,6 millones y 600.000 abonados, respectivamente. Con la excepción de Chile, los servicios de televisión por cable incluyen el acceso a Internet.

La cobertura global puede conllevar ventajas económicas importantes…

Si bien el coste de construir, lanzar y asegurar un sistema por satélite con una vida útil de entre 12 y 15 años es relativamente alto (de 250 a 300 millones de dólares), los costes de mantenimiento (entre 5 y 10 millones de dólares) son bajos comparados con los que deben afrontar los operadores de cable y sistemas telefónicos. Es decir, una vez superado el número de suscriptores necesarios para llegar al break even, la rentabilidad de estas empresas aumenta mucho. En este sentido, muchos analistas afirman que el mercado latinoamericano no es lo suficientemente grande como para justificar la presencia de dos compañías como Sky y DirecTV, que compiten ferozmente entre sí. Las actuales negociaciones entre News Corp. y Hughes para integrar sus respectivos operadores de televisión por satélite podrían originar la fusión de las dos operadoras latinoamericanas, aunque esto probablemente originaría importantes resistencias en las materias de regulación y competencia.

La cobertura global de la televisión por satélite también conlleva ventajas de tipo comercial. Así, los proveedores estadounidenses pueden vender sus servicios a lo largo de toda la geografía nacional. Al contrario que los operadores de cable, que están restringidos por el hecho de que sus redes son regionales y no nacionales, los proveedores de servicios de televisión por satélite pueden negociar acuerdos de distribución mucho más ventajosos con los grandes puntos de venta de productos electrónicos estadounidenses. Entre estos se encuentra el acuerdo firmado en mayo de 2000 entre DirecTV y Blockbuster para vender productos de DirecTV en los comercios de Blockbuster. DirecTV tiene acuerdos similares con las cadenas Circuit City, Best Buy y Radio Shack.

…y consecuencias políticas y sociales favorables

La expansión de la televisión por satélite en Latinoamérica, y del acceso a Internet a través de ella, también puede originar una mayor descentralización de las estructuras políticas de muchos países de la región. La actividad económica y política de estos países gira en torno a las grandes ciudades. Frecuentemente, las provincias y zonas más alejadas ocupan (¿injustamente?) un papel secundario. El acceso masivo a los contenidos de banda ancha en estas regiones, facilitado en el futuro por la televisión por satélite, puede y debe jugar un papel muy importante a la hora de equilibrar las estructuras de poder en estos países. Asimismo, pueden ayudar a superar el muchas veces anquilosado liderazgo de las grandes aglomeraciones urbanas en la vida económica y política de estos países.

Temas relacionados:
  • Televisión interactiva, más vidas que el gato En Baquía.com
  • Comercio electrónico a través del televisor En Baquía.com

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios