BAQUIA

La UE no quiere que nos quedemos sordos escuchando música

Tal vez se haya fijado alguna vez en el estridente volumen al que conversan algunos adolescentes, a menudo con los cascos del reproductor mp3 conectados mientras hablan. Sin saberlo, pueden estar perdiendo capacidad auditiva de modo irreversible.

Según algunos estudios, en Europa hay 10 millones de personas, principalmente jóvenes, que corren el riesgo de quedarse sordos en los próximos cinco años por culpa del volumen al que escuchan música en sus reproductores digitales.

Los especialistas médicos alertan sobre el creciente volumen de pacientes jóvenes que visitan sus consultas afectados por estos problemas, que antes eran típicos de trabajadores de industrias pesadas.

Y es que algunos de esos aparatos pueden alcanzar un volumen de hasta 120 decibelios, un nivel al que la normativa sanitaria y laboral impide que los trabajadores estén expuestos más de 30 segundos.

Por ese motivo, la UE quiere introducir una limitación que controle el volumen máximo de los mp3. La idea es fijar un máximo de 85 decibelios para todos los reproductores a partir de la próxima primavera.

DigitalEurope, un grupo que representa en Bruselas los intereses de los fabricantes, está de acuerdo en que es necesario mejorar la seguridad de los mp3, aunque sin perjudicar el disfrute del producto.

Tony Graciano, portavoz de dicha asociación, considera que 85 decibelios es un límite demasiado bajo, ya que la música se vería interrumpida por el ruido externo del tráfico y otras fuentes.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios