BAQUIA

La última fábrica española de CD vírgenes echa el cierre

El último fabricante de CD vírgenes en España tiene los días contados. La empresa Bocsa ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para cerrar la fábrica de Barcelona y despedir a sus 30 trabajadores, informa la agencia EFE.

Los afectados cobrarán una indemnización de 28 días de salario por año trabajado, con un máximo de 15 mensualidades, según informaron fuentes sindicales y de la empresa, que achacaron el cierre al canon obligatorio por derechos de autor y a la competencia de países con costes más baratos, como China, Taiwán y Singapur.

La fábrica que cerrará se puso en marcha en 1973 en el barrio de Sant Andreu de Barcelona. Bocsa, empresa perteneciente a Grupo Gema -especializado en soportes y servicios para la industria audiovisual-, invirtió hace poco más de un año en una nueva línea de serigrafía.

Pero la compañía no ha podido afrontar el pago del canon, que grava cada unidad de CD virgen con una media de 16 céntimos de euro, lo que supone el 40% del precio final del producto, según José Pérez, presidente de la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicación (Asimelec).

En la memoria justificativa del cierre de la firma se detalla que \”las repercusiones derivadas de la implantación de este canon en septiembre de 2003 impactaron de manera contundente y definitiva en el desarrollo del negocio\”.
Pérez denunció que existe una bolsa de fraude que produce y vende el 50% de la mercancía del sector de forma ilegal, sin pagar el canon ni el IVA.

El año pasado se vendieron en España 360 millones de CD vírgenes, según datos de Asimelec.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios