BAQUIA

La unión (de dos titanes) hace la fuerza

Como en la fábula del cojo y el ciego, Google y YouTube se necesitaban mutuamente. Google no conseguía despegar en el creciente sector del video online (apenas alcanza el 11% del mercado en EEUU), por lo que nada mejor que avanzar encaramado en los poderosos lomos del líder, YouTube. Éste, por su parte, titubeaba sobre la dirección a seguir, pero ahora, protegido por el paraguas de la marca más conocida de Internet, encontrará antes o después la forma de rentabilizar el enorme tráfico que recibe cada día. Son negocios complementarios (Google ordena información, YouTube la acapara en forma de video) y con grandes expectativas de crecimiento; por eso, el mercado ha visto con buenos ojos la operación.

Mención especial se merecen los fundadores de YouTube, Chad Hurley y Steve Chen, que pasan ahora a engrosar el selecto panteón de los emprendedores-triunfadores. En sólo 20 meses han pasado de arrancar en un garaje una plataforma para el intercambio de videos con los colegas, costeando de su propio bolsillo los gastos en los primeros meses, a requetemillonarios. Y ahora es cuando muchos se hacen la pregunta: ¿cómo demonios no se me ocurrió a mí algo tan simple? Algo parecido a cuando rompemos el boleto de la quiniela el domingo por la noche, maldiciendo nuestra torpeza por no haber atinado a pronosticar unos resultados aparentemente tan evidentes. Pues va a ser que la cosa no es tan fácil como parece. Si no, todos millonarios.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios