BAQUIA

Larry I el Magnánimo

Larry Ellison, director ejecutivo de Oracle, tiene preocupados a sus asesores financieros por su excesiva propensión al gasto. Claro que el hombre puede permitírselo; es uno de los más ricos del mundo. Pero, como decimos, sus contables están empezando a regañarle por su compra de un yate nuevo, su costoso equipo de la Copa América y sus nuevas casas en Woodside y Malibu.

Lo malo es que no todo parece estar claro, hasta el punto de que un accionista ha llevado el asunto a los tribunales. Ellison gasta hasta 20 millones de dólares anuales en diversas variantes de la buena vida.

Philip Simon, asesor financiero del mandamás de Oracle, le ha llegado a recordar el caso de Ebbers, el anterior CEO de WorldCom que fue condenado a veinticinco años de prisión.

El meollo del pleito legal radica en las acusaciones hacia Ellison fundadas en que se sirvió de información privilegiada y de su inmejorable posición cuando vendió 29 millones de acciones de Oracle en enero de 2001, justo semanas antes de que la compañía publicara sus decepcionantes resultados del momento y los títulos cayeran a plomo. La maniobra le reportó casi 900 millones de dólares.

Ellison dijo al tribunal que vendió las acciones no porque pensara que se iban a hundir en breve, sino porque Simon le había estado presionando para que se deshiciera de algunas de sus extensas participaciones en la firma.

Y es que todos los expertos económicos coinciden en que financiar los gastos de la vida lujosa con préstamos contra la propia posesión de acciones de la compañía no es una buena manera de funcionar. Aunque, a diferencia de Ebbers, Ellison no ha pedido prestado a su empresa, sino a los bancos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios