Las 7 claves para elegir un alojamiento web

Cada día son más las empresas que delegan en proveedores profesionales el alojamiento de su web y exigen una absoluta fiabilidad para sus servicios online. Por eso, escoger un proveedor que ofrezca garantías es una tarea necesaria que evita tener problemas en el futuro.

1. Confía en una empresa especializada. Dejar los aspectos técnicos en manos de profesionales es la mejor opción para no perder el tiempo y centrar los recursos en tu trabajo o en tus aficiones y, además, te saldrá más barato. La externalización de estos servicios evita tener que disponer de un servidor propio con los gastos que conlleva, tanto en material informático y de telecomunicaciones, como en personal cualificado.

La mayoría de las empresas de hosting ofrecen servicios de hosting compartido, shared hosting o, simplemente, alojamiento web. Para Piensa Solutions, el hosting compartido constituye la mejor opción para el 99% de las empresas, especialmente para las pymes.

2. Capacidad del hosting. El servicio concreto que escojamos para alojar tu página web dependerá de los servicios que necesites. No requiere las mismas prestaciones una página personal que una empresa que necesita numerosas cuentas de correo electrónico. Valora qué puedes necesitar y súmale alrededor de un 30% para no llevarte sorpresas desagradables si sobrepasas los servicios incluidos en tu plan de hosting.

3. El precio. Hay empresas que ofrecen hosting excesivamente barato o, incluso, gratis, pero en seguida te darás cuenta de que no son una opción cómoda si quieres que tus cuentas de correo no te traicionen o que tu página web funcione las 24 horas del día, por no hablar del exceso de publicidad para tus lectores. No suelen contar con soporte técnico, ni con atención al cliente en castellano.

4. Desconfía de las empresas que no automaticen sus procesos. Aunque hay muchas opciones para tener un alojamiento barato, muy pocas empresas pueden considerarse profesionales de hosting. Para evitar sorpresas desagradables, evita proveedores que no tengan sus principales procesos automatizados por Internet, como el alta o la gestión de servicios. Te ahorrará costes y te evitará problemas, ya que podrás administrar tú mismo los recursos de tu página web y cuentas de correo.

5. Transferencia. Es difícil de prever, ya que no sabemos el impacto que puede tener nuestra web. Conviene hacer una aproximación de las visitas diarias que tendrá nuestra página web, así como el promedio de descargas que creemos se producirán. Según estos datos, escogeremos un plan de hosting u otro.

6. Servicio Técnico. Una empresa de hosting de calidad te ofrecerá un servicio técnico rápido, eficaz y gratuito. También incorporarán un manual sobre dudas frecuentes y sistemas de soporte online a disposición de los clientes, así como un panel de control online que te permita administrar por ti mismo y fácilmente los servicios contratados (dar de alta cuentas de correo, redirigir el un site…).

7. Tecnología. Es importante que la empresa de hosting te ofrezca las mayores garantías tecnológicas y servicios, como webmail o acceso al FTP a través de Internet. Para ello, deberá tener a los mejores aliados y proveedores. Busca empresas que estén acreditadas por organismos oficiales o que utilicen servidores de marcas conocidas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios