BAQUIA

Las autoridades australianas investigan a Wikileaks

Wikileaks pretende ser un registro de información confidencial que documenta malas prácticas de gobiernos y empresas.

Tal vez uno de los documentos más conocidos que ha hecho públicos sea el vídeo militar en el que se muestra cómo el Ejército de Estados Unidos abre fuego en Irak sobre un grupo de civiles matando a 12 personas, entre las que había gente armada y dos empleados de la agencia de noticias Reuters. Según la grabación, dos niños resultaron heridos.

Uno de sus fundadores es el activista y periodista australiano Julian Assange, que ahora se enfrenta a una investigación policial y ha sido advertido de que se le va a cancelar el pasaporte.

Esta \”agencia de inteligencia del pueblo\”, como se autoproclamó en un artículo en The New York Times, cuenta con entre 800 y 1.000 personas a las que acudir para descifrar información, programación o redacción de noticias.

Han publicado información sobre vertidos tóxicos en África, protocolos de la prisión de Guantánamo o la lista negra de páginas web prohibidas por el filtro de Internet diseñado por el Gobierno australiano. La publicación de esta lista es la que parece haber metido en problemas legales a Assange.

El periodista explicó en una entrevista que le ha llegado una carta de un senador informándole de que se ha ordenado una investigación policial sobre el caso (aunque la policía dijo después haber concluido que el asunto no entraba en su jurisdicción), y la semana pasada se le confiscó brevemente el pasaporte en un aeropuerto, antes de comunicarle que se lo iba a anular.

En 2008, un juez estadounidense ordenó el cierre de su versión en EEUU por información sobre un banco suizo, pero después retiró la orden, entre otras cosas porque los datos podían encontrarse desde otras páginas. El mes pasado, Facebook cerró la página de Wikileaks, que tenía unos 30.000 fans, por \”fomentar actos ilegales\”, según la web.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios