BAQUIA

Las baterías, el patito feo de la innovación tecnológica

Siempre se ha dicho que en el mismo momento en que se compra un ordenador –por bueno que sea-, éste se queda obsoleto, ya que siempre habrá alguno mejor. Algo parecido se puede aplicar a los teléfonos móviles, que evolucionan a una velocidad de vértigo.

Hace diez años era impensable que un móvil pudiese hacer fotos o grabar vídeos, del mismo modo que hace cinco era absurdo creer que la mayoría de los teléfonos tendría acceso inmediato a internet. Lo mismo pasa con los ordenadores de sobremesa y portátiles, cuyos procesadores aumentan su velocidad al mismo tiempo que el ordenador en su conjunto va añadiendo continuamente nuevas prestaciones. La evolución tecnológica no tiene límites y va tan rápida como el propio tiempo, dicen.

No, obstante, parece que a la hora de innovar hay cosas que gustan más y otras que gustan menos. Y es que, si las prestaciones generales de los móviles y los portátiles están evolucionando en un tiempo record, lo cierto es que las baterías siguen condenadas a sufrir los mismos parámetros desde hace años. “¿Por qué nadie ha inventado aún una batería que dure dos semanas?”, se pregunta mucha gente. Y lo cierto es que sorprende que los fabricantes de baterías estén innovando a una velocidad tan desesperantemente lenta y las baterías que compramos hoy día duren prácticamente lo mismo que las que estaban en el mercado hace diez años. Encima, no sólo duran poco, sino que incluso duran bastante menos de lo que nos dicen, ya que las pruebas de duración de la batería se hacen dándole un rendimiento muy bajo al artilugio del que dependen.

Puerto universal
Otra de las grandes molestias es que, en plena era de la evolución tecnológica, los usuarios aún tengamos que cargar con un elevadísimo número de cables para conectar las baterías de nuestros aparatos. Se lleva un par de años de implantar una solución, y, por suerte, ésta parece estar cerca: la Unión Europea y la gran mayoría de las empresas que fabrican teléfonos móviles han llegado a un acuerdo para que en 2010 se distribuya un conector estándar para los móviles en formato microUSB. Sin embargo, no todo está atado, y habrá que ver qué pasa con algunos teléfonos de gama alta, como la Blackberry, que no usan un conector microUSB, sino miniUSB. El años que viene lo sabremos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios