BAQUIA

Las claves de las presentaciones de Steve Jobs

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, se mostró este martes entusiasmado ante el “mejor trimestre no navideño” de la compañía. Los históricos resultados de la empresa de Cupertino se atribuyen fundamentalmente a la imparable popularidad del iPhone, el ‘smartphone’ que cambió el rumbo de la industria móvil.

Pero, en el fondo, todo el mundo sabe que el éxito de la firma de la manzana se debe al genio de Jobs, y una de las principales armas del CEO estadounidense es su capacidad de comunicación.

A lo largo de más de 30 años, el directivo ha elevado el lanzamiento de productos al estatus de representación artística. Así lo recoge Carmine Gallo en su libro The Presentation Secrets of Steve Jobs: How to Be Insanely Great in Front of Any Audience, en el que analiza el estilo de sus espectaculares y tremendamente efectivas presentaciones.

Jobs no vende productos; vende experiencias. Los lanzamientos de Apple tienen todos los elementos de una producción teatral de primera: gran guión, héroes y villanos, puesta en escena perfectamente medida y momentos memorables. A continuación veremos los cinco elementos clave (y una coda) de las keynote de Jobs, según Gallo.

1. Un gran titular

Jobs posiciona cada producto con una frase que podría encajar perfectamente en los 140 caracteres de un tweet. Por ejemplo, el consejero delegado de Apple describió el MacBook Air como “el notebook más fino del mundo”. Esta frase apareció en su apoyo visual durante la presentación, en el sitio web de la firma y las notas de prensa de forma simultánea. Lo mismo sucedió en la última presentación de la marca, celebrada el pasado 8 de abril. El directivo definió el iPhone OS 4 como “la próxima generación del sistema operativo móvil más avanzado del mundo”. ¿Tienes claro qué es lo que quieres que la gente sepa de tu producto? Resúmelo en un titular inolvidable

2. Un villano

Toda historia clásica cuenta con un héroe y un villano. A mediados de los años 80, para Apple el malo de la película era IBM. Esta idea llegó a la máxima teatralidad gracias al mítico spot de la SuperBowl, al más puro estilo ‘1984’, de George Orwell. A día de hoy, la empresa californiana tiene al menos un villano para cada área de negocio (Microsoft, Google y Adobe, principalmente). La idea de conquistar el terreno del “enemigo” es un elemento motivador que convierte a los clientes en evangelizadores de la marca.

3. Sencillez visual

Gran parte del éxito de los productos Apple se debe a su ausencia de desorden. Jobs aplica el mismo enfoque a sus slides. Son sencillas, visuales y, salvo contadas excepciones, están libres de bullet points. Cuando Jobs presentó el MacBook Air, ninguna palabra podría reemplazar la imagen de una mano sacando el producto del famoso sobre manila. Piénsalo de este modo: un slide común de PowerPoint tiene cerca de 40 palabras. En algunas presentaciones, Jobs emplea siete palabras en 10 diapositivas.

4. Demo

El cerebro se aburre con enorme facilidad. Por eso Jobs no da respiro. Es habitual que a escasos 10 minutos del comienzo de una presentación, ya esté probando un producto. Disfrutándolo. Cuando mostró el iPhone en Macworld 2007, demostró el funcionamiento de la aplicación Google Maps buscando Starbucks en la zona. Llamó a uno de los locales para encargar, bromeando, “4.000 lattes para llevar”.

5. Momento ¡oh my god!

En ocasiones, el guión de una presentación de Apple es digno de los Oscars. Probablemente, el momento más memorable en la historia de la marca es la puesta de largo del iPhone. En lugar de anunciar un nuevo teléfono con múltiples capacidades, elevó el suspense anunciando tres productos. Al final no eran varios dispositivos, sino las tres principales características del exitoso ‘smartphone’. Dejó que el público llegase a esa conclusión por sí mismo antes de desvelar la nueva gran marca que cambió el mercado de la telefonía móvil.

6. One more thing… vende sueños

Pasión, emoción, entusiasmo… Ingredientes groseramente subestimados en ciertos entornos profesionales, son altamente motivadores en otros ambientes. Jobs dijo una vez que su meta no era ser el hombre más rico del cementerio (aunque va camino de ello), sino acostarse cada noche sabiendo que él y su equipo han creado algo maravilloso. Sigue su consejo: haz algo extraordinario. Haz que tu marca tenga significado.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios