BAQUIA

Las discográficas van a su rollo

Aunque a muchos el tema ya les provoca una espantosa sensación de tedio, los artículos que abordan el tema de la revolución que ha provocado Napster en la realidad musical de principios de siglo XXI tienen su justificación. Este programa de intercambio de archivos musicales en formato MP3 no sólo ha hecho tambalear los cimientos de la industria discográfica al fomentar que los usuarios se ahorren unos dólares al mes, sino que también ha obligado a las discográficas a adaptarse con agilidad a una coyuntura en constante cambio.

Las cifras son tozudas: al que esto firma le costó el último disco de la cantante Dido 43 centavos, exactamente el dinero que tuvo que desembolsar por comprar un CD grabable y (todo hay que decirlo) de no demasiada calidad. En una tienda tradicional el precio que se tendría que haber desembolsado por el último trabajo de la artista inglesa sería de 13,3 dólares. Una diferencia que eclipsa el respeto por los derechos de autor…

Ante la situación creada, las discográficas, sordas como tapias construidas con doble capa de argamasa, se han decidido por fin a dar los primeros y tímidos pasos de reacción. Hasta el momento (y ha transcurrido ya más de un año), habían optado por perder el tiempo en los tribunales librando una lucha de la que se saben vencedores, pero sólo judicialmente. Napster ha engendrado multitud de hijos cuyo máximo objetivo en la vida es imitar a su madre. Acabarán con Napster, pero no con Internet y todas las posibilidades que ofrece en forma de réplicas casi calcadas.

Ante el fenómeno del programa creado, desarrollado y defendido por Shawn Fanning, los directivos de las grandes discográficas han reaccionado encerrándose en sus despachos para descolgar el teléfono e iniciar las búsqueda de posibles alianzas que refuercen su posición en el mercado de la música online que genera y generará mucho dinero en los próximos años. La realidad ha cambiado y hay que saber adaptarse a ella.

Sin duda el más espabilado de la clase ha sido el gigante del ocio alemán Bertelsmann, que de golpe y porrazo se hizo a finales de noviembre de 2000 con los 70 millones de usuarios de Napster. El CEO de la compañía, Thomas Middelhoff, tomó una arriesgada decisión que no supieron entender sus colaboradores más cercanos, que inmediatamente presentaron su dimisión.

Napster ha engendrado multitud de hijos cuyo máximo objetivo en la vida es imitar a su madre

Desde noviembre hasta finales de marzo las aguas de la música online se encontraban en calma, excepto por la ya tradicional visita de los responsables de Napster a los juzgados estadounidenses con el fin de recibir las amenazas de rigor sobre su más que posible muerte. El motivo de esta tranquilidad no es casual: después de la tempestad llega la calma, es cierto; pero tras el sosiego siempre vienen épocas turbulentas. En una de ellas se encuentran las discográficas hoy en día.

En forma de goteo, la industria del disco y otros que no lo son pero que se quieren apuntar al carro aunque sea subiéndose en el último momento y sin saber muy bien el destino del viaje (léase Microsoft), han desgranado su estrategia de futuro en el mercado de la música a través de Internet. Estas son las alianzas y contenidos que ofrecerá cada uno.

Musicnet

Si no es el más importante sí se trata del que, en principio, causa mayor respeto y levanta más expectativas. Porque detrás de este proyecto se encuentran la compañía más grande del mundo en entretenimiento e Internet, AOL Time Warner, la empresa que ha demostrado mayor capacidad de reacción y que cuenta con el dominio del mercado europeo, Bertelsmann, y la discográfica EMI, que entre otros miles de grupos edita los discos de The Beatles. Cada una de las tres partes poseerá un 20% de la empresa, que actuará de forma independiente. El 40% restante corresponde a RealNetwoks.

Madonna, Red Hot Chili Peppers o The Corrs, aparte un amplísimo catálogo de música clásica, jazz y ópera, serán los principales valores diferenciales que presentarán respecto a la competencia. El servicio será de suscripción, aunque aún no se ha decidido el precio definitivo.

\”El lanzamiento de MusicNet catalizará una excitante nueva era en la distribución de música digital\” afirmó un exultante Rob Glaser, CEO de MusicNet y RealNetworks, en el momento de hacer público el acuerdo. Habrá que ver si la realidad confirma sus palabras, ya que sigue pareciendo una tarea compleja convencer a la gente para que pague por unos contenidos que puede obtener de forma gratuita. Cuestión que todo el mundo se plantea y a la que nadie sabe dar una respuesta contundente. \”Pretendemos trabajar con toda la industria discográfica para hacer de los servicios de suscripción musical una realidad\”, añadió. El primer paso está dado, pero aún queda mucho camino que recorrer.

La principal beneficiada de este acuerdo será RealNetwoks, firma creada hace ahora siete años y que, a tenor de los datos proporcionados por la consultora MediaMetrix, cuenta con 25,9 millones de usuarios de sus programas (el RealPlayer entre otros), aunque ya empieza a notar el aliento en el cogote generado por su más inmediato perseguidor: Microsoft con el Windows Media Player. Desde Musicnet se distribuirá música, aunque no se ha detallado a qué precio. Eso sí, para escucharla se requerirá el RealPlayer. Todo queda en casa.

Duet

La rapidez con la que se mueve todo lo concerniente a Internet se refleja incluso en los nombres. Duet era en principio una idea concebida por las discográficas Sony y Universal en junio de 2000 que no se hizo realidad hasta finales del mes de febrero del año siguiente. Pero no hay dos sin tres. En este caso, el tercero en discordia ha sido el portal Yahoo!, que en una semana plagada de acuerdos con sonidos musicales de fondo se negó a quedarse compuesta y sin novio. Desde verano, Yahoo! albergará el servicio de suscripción de música online de ambas compañías a través de streaming para posteriormente hacerlo a través de suscripción y utilizando el modelo a la carta. También se estudia la posibilidad de emplear la modalidad P2P (peer to peer).

Con este acuerdo Yahoo! pretende fomentar la vuelta de la publicidad a sus páginas, la principal fuente de ingresos del mayor portal del mundo cuyos resultados han caído en picado en el primer trimestre del año.

La oferta musical, que también será de pago, equivaldrá, según sus promotores, al 50% de los discos que se venden en todo el mundo. Un objetivo posible, ya que entre Sony y Vivendi acaparan el 40% de las ventas totales. Sólo necesitan un pequeños empujón más.

Éste se consiguió con la compra de Emusic, un nodo que amargó durante unos días a Napster al crear un programa que permitía seguir el rastro de las canciones que distribuía a través de su página. De esta forma, la compañía podía saber cuáles de sus canciones están siendo intercambiadas a través de programas como Napster, Gnutella o Freenet. Después de dar a conocer esta tecnología no se volvió a saber apenas nada de este nodo, aparte de que culminó con éxito la segunda ronda de despidos de personal. Pero regresó a la actualidad cuando Universal puso los ojos sobre ella y, con un guiño y 24,6 millones de dólares, la atrajo a sus poderosas redes.

Sony y Vivendi acaparan el 40% de las ventas de discos en el mundo
De inmediato, Universal se hacía con el catálogo de Emusic, compuesto por 165,000 canciones, la mayor parte de ella de artistas independientes gracias al acuerdo que había alcanzado esta empresa con 700 compañías independientes. El acuerdo también reflejaba que Universal pasaría a controlar los nodos de prensa musical que se encontraban en manos de Emusic: RollingStone.com y DownBeat.com. Casi nada.

MSN Music

Salta al estadio con un punto a favor y otro en contra: el primero es porque casi todo lo que toca Microsoft lo convierte en dinero; y lo segundo debido a que parte en solitario, sin el respaldo de ninguna discográfica. Su proyecto será MSN Music, y se dio a conocer a principios de abril. Se trata de la primera vez que el gigante de Redmond se decanta por ofrecer música online, y lo hace empleando una fórmula que destaca por todo menos por su innovación: MSN Music conecta con cientos de emisoras de radio, un servicio similar al que ofrece el sitio web spinner.com, en manos del gigante AOL/Time Warner.

El usuario puede seleccionar los artistas y grupos que son causa de su devoción, así como el estilo musical al que se siente más afín, para que el programa busque los programas radiofónicos que más se acerquen a lo solicitado. Los analistas han interpretado que este movimiento de la empresa de Bill Gates busca más el no despegarse de una realidad mutable que dar lo que realmente buscan los aficionados a la música. Microsoft tenía que subirse al carro, y a última hora se ha sacado de la manga MSN Music. Ni más ni menos.

MTVi

Al día siguiente de anunciar el despido de parte de su plantilla, la división en Internet de la cadena de música MTV hacía público que también disponía de un plan para sacar el máximo partido posible al negocio de la música online. Su estrategia consiste en la descarga, previo pago, de un archivo compuesto por más de 10.000 canciones pertenecientes (he ahí una de las principales novedades) a las cinco discográficas más grandes del mundo: BMG, EMI, Sony, Universal y Warner. Una circunstancia que casa bastante mal con el hecho de que la mayor parte de estas compañías ha lanzado, a su vez, su propio negocio de música en la Red.

MTVi descargará temas desde Radio MTV.com y los servicios de HV1atWork: los usuarios podrán escuchar primero la canción solicitada para, si así lo desean, comprarlas en formato digital. La tecnología que se empleará para prestar este servicio la aportará Rioport, especializada en el negocio de la música a través de Internet. El precio por cada canción oscilará entre los 99 centavos y los 2,49 dólares por single (aunque no se detalla si éste consistirá en una sola canción o también integrará los temas extra que ya suelen ser habituales en cualquier CD de estas carcaterísticas) y entre 9,99 dólares y 17,99 dólares por un disco completo.

Es entonces cuando a uno le asaltan la primera duda: ¿Quién va a pagar más por diez canciones en formato MP3 que por tenerlas reunidas en CD con su caja, letras, etcétera? Sólo los despistados.

La era postNapster

La industria discográfica comienza a bailar. La reacción de los usuarios ha sido clara hasta el momento: a pesar de que Napster ha conseguido bloquear hasta 1,7 millones de canciones y que cada vez es más complicado encontrar la canción buscada, su uso no ha parado de crecer en las últimas semanas. Sólo en los últimos siete días del mes de marzo se descargaron 593 millones de temas, además de que los cantantes empiezan a mostrar los primeros signos de rebeldía ante una industria que sólo les desata de pies y manos cuando tienen que ir de gira.

Todos ellos no dejan de ser un síntoma que refleja por cuál de las cuatro iniciativas que se acaban de lanzar se han decantado los usuarios: por ninguna.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios