BAQUIA

Las empresas españolas no confían en sus trabajadores conectados

Tras entrevistar a distintos responsables en distintas áreas de 91 compañías españolas de un tamaño respetable, el IESE y PwC han presentado un avance de un estudio que se traen entre manos sobre el uso de Internet en el trabajo y que presentará oficialmente en septiembre. Por lo visto, una de cada tres grandes empresas españolas prohiben el uso de Internet o del correo electrónico a sus empleados con fines personales, muchas lo restringen.

De hecho, el 25% cuenta con información estadística sobre el uso que su plantilla le da a Internet, cifra que disminuye al 20% en el caso del correo. El 17% de estas grandes empresas supervisa (un eufemismo muy bonito para espiar) el comportamiento online de sus trabajadores

La cosa es grave, porque apenas un 12% confían lo suficiente en sus trabajadores como para darles una total libertad de navegación. En el caso de libre uso del correo electrónico, hay un pírrico ascenso de dos puntos porcentuales.

De todas formas, se nota que Internet les pilló con el pie cambiado, ya que aunque el 80%dispone de algún tipo de política sobre el uso de Internet y del correo electrónico, menos del 50% dispone de códigos escritos que la definan y puedan darse a conocer a los empleados.

Observando el comportamiento online de los empleados, resulta que el 13% de ellos dedican al menos una hora al día a emplear los recursos online de la empresa con fines personales. Principalmente consultan noticias y operaciones bancarias, y escriben a amigos y familiares.

Joan Fontrodona, profesor de ética del IESE y director del estudio, asegura que España las políticas de supervisión son menos habituales que en otros países, y añade que “la ventaja de este retraso es que podemos aprender a utilizar estas políticas evitando los extremos en los que han incurrido los países en que estas prácticas están más extendidas”.

Para Fontrodona, “los empleados aceptan más fácilmente las medidas de supervisión y las sanciones que se puedan establecer cuando han sido previamente informados de las políticas de la empresa y éstas están claramente definidas. En este sentido, que casi la mitad de las empresas encuestadas carezca de políticas escritas puede ser considerado negativo”.

Hace unas dos semanas, la nueva Hewlett-Packard suspendió a 150 trabajadores en Gran Bretaña e Irlanda y despidió a dos por dar un uso inapropiado al correo electrónico de la compañía, es decir, por distribuir pornografía. Probablemente sea la mayor acción disciplinaria llevada a cabo por esta causa.

También a principios de julio, PersonnelToday.com presentó un informe que aseguraba que el 72% de los 544 jefes de personal que habían sido entrevistados, se han encontrado con algún que otro caso de uso indebido de la Red (recrearse con prójimos ligeros de ropa es lo más habitual), y una de cada cuatro veces han reaccionado poniendo en la calle al empleado infractor.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios