BAQUIA

Las fotos que hay en su móvil son de Verizon

Como cambian las cosas. No hace nada, Verizon se negó a dar los datos de sus abonados para la futura guía telefónica de móviles de Estados Unidos; éstos alegaban defensa de su intimidad. Pero ahora suministra los Motorola v710 con Bluetooth desactivado, lo cual tiene un coste para el usuario que quiere transferir el contenido del teléfono -imágenes, mensajes- a otros equipos. Y no solo económico, también de tiempo: un máximo de 100 kbps, frente a los 700 kbps que alcanza Bluetooth.

Verizon dio así una estocada letal a dicha guía, teniendo en cuenta que tiene 42 millones de abonados –segunda operadora de EEUU, tras Cingular/AT&T Wireless-, o sea, casi uno de cada cuatro del total de usuarios de telefonía móvil del país.

Se trata de un debate nacional, con amplias repercusiones, que ha llegado incluso al Senado, que acordó que la gente debía autorizar explícitamente la inclusión de su número en la guía. Al contrario que Verizon, Nextel, Cingular/AT&T Wireless y Sprint sí aportarán los números de sus abonados al directorio.

Ahora Verizon ha metido la pata hasta el corbejón. ¿Por qué? La empresa destacaba la función Bluetooth en la promoción del teléfono, por lo que los usuarios se están hinchando a plantear demandas alegando, de forma muy razonable, publicidad engañosa. Otros usuarios prefieren pasar por la Red un manual para evitar el bloqueo en el v710.

No respetar al cliente no suele traer alegrías al cuerpo; tomarles por imbéciles, menos. Los abusos de posición perpetrados por empresas constituyen el principal motivo de desgaste de su imagen, un intangible que sin embargo es básico en un mundo de información y comunicación omnipresentes. Pero algunos todavía no aprenden.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios