BAQUIA

Las incubadoras (II): principales nombres en Latinoamérica

El carácter emprendedor latinoamericano y el progresivo desarrollo de Internet en esta región están provocando un rápido crecimiento de las startups latinoamericanas, así como de las figuras que colaboran con su respaldo, entre las que destacan las incubadoras y los fondos de capital riesgo. El éxito comprobado de distintos modelos de inversión en Estados Unidos está siendo trasladado al sur del continente, en unos casos respaldados por entidades autóctonas y en otras por capital español o norteamericano. Se estima que los inversores estadounidenses están canalizando alrededor de tres mil millones de dólares cada año en capital inversión hacia Latinoamérica.

Fondos de capital riesgo que ya han invertido en empresas online en Latinoamérica

Las incubadoras

En Latinoamérica las incubadoras y aceleradoras adquieren especial importancia, ya que todos los sitios están obligados a regionalizarse y a abrir oficinas en distintos países. A través de la incubadora se soluciona este problema, a la vez que provee de los contactos necesarios en cada región.

De los distintos países que componen la región latinoamericana, cabe destacar Brasil en primer lugar por las dimensiones de este mercado. En segundo lugar mencionaríamos a Argentina, por el volumen de startups que están surgiendo en este país. De las 600 startups latinoamericanas, se estima que más del 50 por ciento son argentinas.

Nombres destacados

No todas las incubadoras de negocios tienen las mismas características. Las startups deberán buscar aquella en cuyo esquema encajen mejor, ya que una elección incorrecta podría hacer fracasar una empresa antes de estar lista para abandonar el nido.

Algunas incubadoras en Latinoamérica

Escaso desarrollo de los mercados de capitales

La situación de los mercados bursátiles regionales, de elevada volatilidad y escasa liquidez, hace dificil de evaluar los negocios de Internet que se plantean una salida a Bolsa. Esta situación pone de nuevo de relieve el importante papel de las incubadoras acompañando a los negocios a lo largo de su expansión, y posibilitándoles este crecimiento durante el periodo en que tienen dificil el acceso al mercado público.

La tendencia entre las startups latinoamericanas es la de realizar una OPV en el mercado local en cuestión a la vez que en el Nasdaq. De esta forma mantienen su presencia local a la vez que se aseguran una mayor liquidez. La demanda de startups por parte de los inversores es escasa en Latinoamérica. El riesgo es elevado y esto hace que los bancos suscriptores de las OPVs soliciten multitud de requisitos.

Sin embargo los inversores institucionales estadounidenses que han sido testigos de las elevadas rentabilidades conseguidas en las salidas a Bolsa de compañías de Internet en su país, hacen ver menor nivel de riesgo en acometer este tipo de inversiones. Alrededor de la mitad de los fondos de capital inversión norteamericanos provienen de los fondos de pensiones, mientras los fondos de pensiones de países como Argentina están obligados por ley a invertir en compañías calificadas por una agencia de calificación, lo que hace imposible que puedan invertir en las nuevas compañías de Internet.

Se estima que para este año el número de compañías latinoamericanas que podrían realizar una OPV en el Nasdaq se encuentra entre 10 y 15, que llegarían a ser 50 para el año 2001.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios