BAQUIA

Las telecos de EEUU contuvieron los despidos en septiembre

Los despidos en las telecos están atravesando un periodo de calma chicha, según pone de manifiesto el informe mensual elaborado por la empresa estadounidense Challenger Gray & Christmas. No obstante, la compañía advierte de que en los próximos meses puede registrarse un crecimiento sustancial debido a la obsesión de las empresas por cumplir sus compromisos fiscales anuales.

Durante el mes de septiembre, las telecos dejaron en la calle a 91.450 personas, un 31% por debajo de la cifra presentada en el segundo trimestre del año, cuando se llegó a los 132.000 despedidos. Asimismo, es un 57% inferior a los datos de hace un año. Los poco menos de 100.000 empleados que tuvieron que abandonar su oficina el mes pasado representa la cifra más baja conocida desde el cuarto trimestre de 2000.

Una vez cerrado el mes de septiembre, los datos correspondientes al tercer trimestre del año arrojan un recorte del 52% comparado con el segundo, un trimestre muy maltratado por el despido masivo en WorldCom.

Entre julio y agosto la firma que dejó sin sueldo a más gente fue IBM, desprendiéndose de 15.000 trabajadores, mientras que TMP Worldwide redujo su plantilla en mil personas.

Muchos de los indicadores actuales impiden ser demasiado optimista sobre el futuro del sector, sostiene John A. Challenger, CEO de la compañía. “En el pasado nos hemos sorprendido por la manera en que los números suben y bajan a una velocidad de vértigo en un sólo mes, lo que subraya la volatilidad de la economía”, señala.

El relativo sosiego en el que ha vivido el sector de las telecomunicaciones este año encuentra su paralelismo en los índices de desempleo en Estados Unidos. Al contrario de lo que preveían muchos analistas, el gobierno del país anunció la semana pasada que el paro había descendido hasta un 5,6%, el porcentaje más bajo de los últimos siete meses.

Los más agoreros (o sensatos) de Challenger Gray & Christmas señalan que lo peor puede venir el próximo trimestre, el último del año. La gran mayoría de las compañías luchan a brazo partido por cumplir con las previsiones apuntadas al comienzo del ejercicio fiscal. Aquéllas que vean cómo sus cuentas no terminan de cuadrar tirarán de los despidos para reducir gastos. Ese es el principal temor para el trimestre que acaba de iniciarse.

Lo malo es que en muchas empresas no hay más donde rascar: han reducido tanto su plantilla que ya no pueden despedir a más personas. La única salida que les queda, por tanto, es el cierre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios