BAQUIA

Las TIC al auxilio de la seguridad

Con frecuencia nos planteamos si las grandes ciudades están capacitadas para responder a las incidencias y desafíos a los que a menudo deben enfrentarse. En estos casos, la rapidez y la eficacia en la transmisión de la información puede evitar muchos contratiempos para los ciudadanos.

La seguridad es un aspecto de máxima prioridad en estas grandes ciudades, expuestas a un mayor número de amenazas de todo tipo: desde ataques terroristas, pasando por accidentes de tráfico, incendios o cualquier otro tipo de percance que pueda alterar el ritmo normal de la ciudad.

Los estados modernos cuentan con unos cuerpos de seguridad de elite, perfectamente coordinados. Sin embargo, en muchas ocasiones la rapidez con la que ocurren los acontecimientos limita mucho su capacidad de acción. Por fortuna, las nuevas tecnologías han surgido para paliar esas carencias, permitiendo la transmisión de información urgente de manera masiva y con una importante función social: alertar a la ciudadanía de las incidencias que acontecen a su alrededor, permitiéndoles de esta forma sortear o limitar las consecuencias negativas que pudiera derivarse de ellas.

Países como Francia y EE.UU. han comprendido a la perfección la utilidad de la TIC en el sector de la seguridad. Son ya muchos los ayuntamientos de ambos países que desde hace tiempo han implementado un servicio de alerta a la ciudadanía mediante envíos masivos de mensajería multimedia: voz y datos a través del teléfono fijo, móvil o Internet.

Pongamos por caso, como ha ocurrido en alguna ocasión, que una fábrica de productos pirotécnicos sufre un incendio repentino. En esta tesitura los ciudadanos de los edificios colindantes correrían bastante peligro, salvo que fuesen inmediatamente avisados.

En cuanto la información llega a las instituciones locales, éstas ordenan el envío de mensajes de voz masivos a los teléfonos fijos de los ciudadanos que puedan verse afectados directa o indirectamente, pudiendo de esta forma evacuar la zona urgentemente, con el consecuente ahorro de riesgos innecesarios.

Sin embargo, este servicio requeriría que los ciudadanos estuvieran en su domicilio, algo que no siempre ocurre. En ese caso, podría resultar muy útil el envío de la información mediante un sms al móvil. Otra opción sería el envío a través del correo electrónico, aunque en su contra está el hecho de ni todo el mundo tiene Internet, ni puedes asegurarte que la persona a la que se quiere informar esté conectada. Ambas aplicaciones requerirían la suscripción del ciudadano para facilitar los datos a la administración.

Pero la aplicación de este servicio no se limita a los ciudadanos. Retrotraigámonos por un momento al incendio del edificio Windsor. El contexto en el que se produjo, sábado por la noche, y la gravedad del incendio dificultó la concentración de dotaciones de bomberos en la zona. Las nuevas tecnologías habrían permitido alertar de inmediato y al unísono a las dotaciones de bomberos de las ciudades colindantes, reuniendo un numeroso cuerpo de bomberos en la zona en cuestión de minutos.

Como podemos observar su radio de acción es muy amplio y su utilidad enorme. Con este tipo de servicio se pueden evitar contratiempos innecesarios e incluso salvar vidas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios