BAQUIA

Las universidades británicas se arriesgan a quedarse sin WiFi

Que una biblioteca pública o una universidad necesitan conexión inalámbrica a Internet puede parecer evidente, pero al parecer no lo es tanto para las autoridades británicas.

El esbozo de la nueva ley británica de Economía Digital, que pretende impedir la descarga o el intercambio de archivos con derechos de autor, contempla la prohibición de las redes abiertas, tanto en insituciones como en pequeños comercios como cafeterías.

De lo contrario, cualquier administrador que abriera su red se arriesgaría a los mismos cargos que las personas que violen los derechos de autor según las leyes británicas.

El texto que acompaña a la propuesta justifica la idea de extender la prohibición a centros como las bibliotecas, porque si se hiciera una excepción \”enviaría la señal errónea y podría llevar a la creación de organizaciones falsas, que exigirían una excepción y se convirtirían en un centro de violación de derechos humanos\”.

El proyecto del Departamento de Negocios, Innovación y Conocimientos (BIS, en sus siglas en inglés), contempla que las instituciones que quisieran ofrecer conexión WiFi, aunque fuera con contraseña, tendrían que contratar a una empresa para que gestionara la red o llevar un registro de toda la gente que utiliza la conexión.

Teniendo en cuenta que este año las universidades británicas tienen más de 570.000 alumnos, las expectativas del proyecto parecen de todo menos realistas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios