BAQUIA

Las ventajas del DNIe en el ámbito del control de accesos y seguridad

Desde hace más de 50 años, el Documento Nacional de Identidad (DNI) permite acreditar los datos personales de su titular. Con la llegada de la Sociedad de la Información y la generalización del uso de Internet se hace necesario adecuar los mecanismos de acreditación de la personalidad a la nueva realidad y disponer de un instrumento eficaz que traslade al mundo digital las mismas certezas con las que operamos cada día en el mundo físico.

Esto es, acreditar telemáticamente y con la máxima fiabilidad la identidad de la persona utilizando la firma electrónica, que aporta una validez jurídica equivalente a la proporcionada por la firma manuscrita.

Para responder a estas nuevas necesidades nace el Documento Nacional de Identidad electrónico (DNIe), similar al tradicional y cuya principal novedad es que incorpora un pequeño circuito integrado (chip), que, mediante un sofisticado sistema de encriptación, permite garantizar la fiabilidad de la información almacenada y evitar la copia fraudulenta.

En la medida que el DNI electrónico vaya sustituyendo al DNI tradicional y se implanten las nuevas aplicaciones, podremos utilizarlo en múltiples ámbitos en los se requiere la mayor seguridad: realizar compras a través de Internet, hacer trámites completos con las Administraciones Públicas, realizar transacciones con entidades bancarias, etc.

Para garantizar la compatibilidad de las soluciones de gestión y control de accesos con esta nueva realidad es necesario llevar a cabo un importante proyecto de I+D. Fruto de éste, han surgido nuevas gamas de terminales capaces de reconocer e identificar el nuevo DNIe. Dichos terminales incorporan un lector que permite acceder a los datos en formato digital almacenados en el DNI electrónico.

Con ello, se amplían todavía más las opciones y facilidades para las empresas, permitiéndoles utilizar en sus sistemas de control de horarios, accesos y visitas la tecnología que más se adecue a sus necesidades: biometría (huella dactilar o lectura de mano), tarjeta de proximidad (RFID), tarjeta magnética y, desde ahora, el DNIe.

El uso de DNIe como tecnología de reconocimiento puede ser especialmente útil en el control de los visitantes. El nuevo formato digital evitará la necesidad de utilizar tarjetas específicas para controlar el acceso de los visitantes a las dependencias de las empresas, aumentará la seguridad en la identificación y acreditación del individuo, evitará el extravío de tarjetas y reducirá enormemente el tiempo de administración del sistema, ya que sólo hará falta pasar el DNIe por un lector para dar de alta y habilitar el acceso al visitante.

En definitiva, el DNI electrónico es una oportunidad para acelerar la implantación de la Sociedad de la Información en España y las empresas especializadas en gestión horaria y control de accesos debemos contribuir a este avance para seguir ofreciendo soluciones más adecuadas y fiables.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios