BAQUIA

LeBron James, o cómo indignar al mundo desde Twitter

LeBron James, uno de los jugadores más destacados de la NBA, ha decidido dejar los Cleveland Cavaliers, donde lleva años jugando, para fichar por Miami Heat. El cambio de equipo de una estrella siempre levanta ampollas, pero este caso ha sido más dramático, al menos desde la Red.

James creó su cuenta de Twitter este mismo martes, protagonizando un ascenso meteórico en seguidores, mientras anunciaba que estaba tomando \”La Decisión\”. Para cuando escribió su primer tweet, ya tenía 90.000 seguidores. No tardó en aparecer la cuenta satírica de su ego.

Por si no hubiera atención suficiente, la NBA contrató una \”tendencia promocionada\” en Twitter, con un enlace que llevaba a los usuarios a una web sobre los jugadores que están considerando cambiar de equipo. Y mientras, la cadena deportiva de televisión ESPN preparaba un programa de una hora en torno a James y su gran elección.

Todo el circo mediático ha causado sensación, con críticas a la NBA por pagar en Twitter, la ira del antiguo jefe del jugador en la web de los Cavaliers (que provocó su propio revuelo online por escribir su carta en Comic Sans) o a Microsoft por sumarse a la fiesta con una promoción de su buscador Bing. Pero sobre todo, las críticas son para James y su ego al monopolizar medios tradicionales e Internet. Críticas que, irónicamente, sólo han alargado su monopolio de los medios tradicionales y de Internet.

Tampoco es como si estas polémicas se diesen sólo en el extranjero. Esta semana, el cantante Alejandro Sanz y el piloto de motociclismo Jorge Lorenzo tenían su pique particular en Twitter en torno a la camiseta de la selección española. No en vano, con tanta victoria futbolística acaparamos la conversación en la Red (aunque no las buenas palabras) de los angloparlantes. Los españoles concentramos los piropos en el pulpo Paul.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios