BAQUIA

Linux for ever

Como en Batman returns, un ejército de seguidores del pingüino acudieron a la LinuxWorld Conference and Expo, celebrada entre los días 12 y 15 de agosto en san Francisco. Disfrazados de Tux estaban los linuxeros de siempre (Red Hat y compañía), los gigantes amigos de Linux (IBM y HP), advenedizos de última hora (Sun) y hasta alguno que se coló a la fiesta a ver si se enteraba de algo (Microsoft). Aunque a estás alturas ya no tiene que demostrar nada, Linux y el open source se ajustaron la corbata una vez más para certificar que el hobby de unos programadores chiflados tiene un enorme hueco en el mundo de los negocios.

Nadie duda que a Linux le queda un largo camino por delante, pero quien no quiera ver en el software libre un presente atronador y un futuro brillante es que tiene una venda en los ojos. Eso al menos es lo que trataron de transmitir los invitados al evento. Coincidiendo con la LinuxWorld, el pingüino recibió un nuevo impulso en su bambolenate caminar. Ahora no hay quien le detenga.

Navegar en un mercado en recesión

Como Linux ya está embutido en el mundo empresarial, sufre como cualquier otro los achaques del mercado. El avance del sistema operativo open source padeció un leve catarro el año pasado, que sirvió a los analistas para reafirmarse en que tropezones como es no hacen peligrar su desarrollo.

Las ventas de Linux cayeron un 5% en 2001, hasta los 80 millones de dólares, según IDC, que estima que alcanzarán los 280 millones en 2006. Mientras, Windows consiguió coger viento de popa en medio del temporal, aumentando sus ventas un 10%, hasta los 10.000 millones de dólares. Tanto las cifras de negocio como el crecimiento dan buena cuenta de dónde están las cosas, pero las cosas están cambiando, sobre todo en ciertas parcelas del mercado informático.

En el mercado de servidores Linux todavía está por detrás de Unix y muy por detrás de Windows, pero avanza más rápidamente. Las ventas de servidores Linux crecerán un 28%, hasta 622.000 de 2001 a 2002, periodo en el que Windows aumentará un 12% (2,8 millones de servidores) y Unix un 5% (693.000), según IDC. El gasto en servidores Linux está previsto que crezca un 32% anual hasta 2006, frente al 9% de Windows y el 5% de Unix.

Esos 280 millones de ingresos del futuro se conseguirán en la medida que empresas como Red Hat, SuSE y otros consigan afinar un modelo de negocio cualquier cosa menos clásico. Como es sabido, Linux es un proyecto open source, lo que significa que, al contrario de lo que ocurre con sistemas propietarios (cerrados) como Solaris de Sun o Windows de Microsoft, su código fuente se puede compartir, cambiar o distribuir libremente. Los linuxeros hacen dinero de empaquetar los programas y ofrecer asistencia técnica.

Un OS maduro

La introducción de Linux en el mundo empresarial no ha sido la del elefante en la cacharrería. De las manos de los geeks pasó a las empresas, pero sólo para encargarse de pequeñas tareas. Ya nadie le tose de el mercado de sistemas operativos (OS) para servidores web, donde Apache es el rey, pero los vendedores de software y hardware presentes en LinuxWorld quieren convencer que a Linux se le pueden encomendar misiones importantes. Ese objetivo se facilita con la llegada a la comunidad open source de gigantes empresariales que apuestan por su eficacia para realizar trabajos de primer orden.

\”Lo importante de LinuxWorld es la presencia que ha conseguido en el mundo empresarial\”, dice Mark de Visser, de Red Hat, ejemplificado el número de clientes que han abrazado Linux. Ahí estaban IBM —que anunció que nueve nuevos clientes se han subido al tren Linux— o HP para confirmarlo. Y que se convenzan de que \”Linux es más que un OS utilizado en un website\” y confíen en su capacidad para manejar aplicaciones complejas y grandes cantidades de datos, no sencillas páginas web. Ahí también estaban fans de Unix, como Oracle o Sun, que recientemente se han declarado linuxeros de toda la vida.

El pingüino se rodea de lo más granado

Pues sí, el clon del sistema operativo Unix para servidores ha abierto la puerta de grandes empresas y ya es responsable de tareas importantes. IBM y HP trabajan con Linux para grandes servidores, Sun lo utiliza en PCs de escritorio (OpenOffice) pero también en sus nuevos servidores, Oracle desarrolla software de almacenamiento para mejorar las bases de datos Linux, Cisco… Nadie puede abstraerse de que Linux se ha convertido en una parte inevitable del paisaje empresarial.

Tras una época dorada, compañías como Turbolinux, Linuxcare, Caldera International, o VA Linux Systems reventaron con la burbuja. Pero Linux permaneció en pie sobreviviendo a las empresas que querían vivir de él, y se convirtió en invitado habitual de servidores dedicados a gestionar correo electrónico o sitios web. Ahora se abre paso en sistemas más potentes que realizan trabajos como almacenar bases de datos o gestionar transacciones bursátiles, y ya está en las máquinas de compañías como Deutsche Telekom, Morgan Stanley, Credit Suisse First Boston, L.L. Bean o Air New Zealand.

\”El software se está convirtiendo en el petróleo del siglo XXI, la diferencia es que su escasez es absolutamente artificial\”, asegura Alan Cox, programador de Red Hat. \”La gente se ha dado cuenta de que Microsoft y sus amigos tienen demasiado poder, como lo tenía OPEP en los años 70… y eso le pone nerviosa\”.

A parte de una la cuestión del poder e independencia, tampoco se olvidó hablar del dinero. Estrellas de Internet y el comercio electrónico se dejaron ver en LinuxWorld para contar las alabanzas del pingüino y explicar cómo ayuda a ahorrar costes.

Entusiasta declarado, Sergey Brin, cofundador y presidente de Google, explicó en \”The Open Source Tsunami\” cómo y porqué su admirada empresa optó por Linux. \”Google utiliza Linux en todas partes, en servidores (más de 10.000) y en los PCs de todos nuestros técnicos\”, porque \”nos ofrece el mejor precio por rendimiento, además de que es estupendo ser capaz de personalizar cualquier parte del sistema operativo siempre que quieras\”.

Menos fervoroso, Walt Nelson, enviado de Amazon, se limitó a explicar que tomaron una decisión pragmática (Linux) para recortar costes. Su compañía ha reducido un 25% sus gastos en tecnología y un 11% en mantenimiento y licencias de software desde que se mudaron al sistema operativo open source.

El convidado de piedra

No faltaba nadie en el LinuxWorld, ni siquiera el enemigo natural: Microsoft, que desde hace tiempo sabe que no debe ignorar a Linux, aunque durante muchos años lo ha menospreciado y hasta tachado el movimiento open source de enemigo del capitalismo.

Microsoft tenía montado su stand, donde había preparado una demostración de una serie de productos —ASP.Net Web Matrix Project, herramientas para construir aplicaciones web, y Services for Unix, para integrar Windows y Unix— especialmente seleccionados para aficionados al software libre, pero dejó claro que venía en son de paz. \”Creo honestamente que todo el mundo está contento de vernos aquí; la mayoría tomará nuestra presencia en el LinuxWorld tal cual es su intención: un intento sincero de abrir un diálogo positivo entre Microsoft y la comunidad open source\”, afirma en Wired Peter Houston, director de la división de servidores de Microsoft.

Houston dejó abierta la posibilidad de que su empresa desarrolle en el futuro herramientas open source, pero reafirmó que Microsoft no está interesado en realizar cambios radicales en su forma de hacer las cosas, que incluye la protección de los derechos de propiedad intelectual sobre el código fuente.

La elección, ¿cuestión de flexibilidad?

\”Lo que no hemos hecho es hablar lo suficiente de la importancia de elegir una plataforma como Windows frente a un sistema operativo como Linux\”, dice Houston. Adam Jollans, director de estrategia Linux en IBM Software, coincide en que la elección es lo fundamental: \”En el panorama actual estamos viendo como más y más compañías se mueven a sistemas abiertos para evitar quedar atrapados en un sistema propietario que puede ser costoso de manejar y difícil de desarrollar. Lo más grande de Linux es que te da flexibilidad\”.

Pero, ¿qué necesitan las empresas? ¿Qué busca el cliente? ¿Un sistema al que pueda meter mano para hacerlo crecer y adaptarlo a sus necesidades, o un sistema sencillo de montar y de usar?

Microsoft no está nada convencido de que la gente busque flexibilidad. \”Sospecho que la mayoría de los usuarios están más preocupados de ser capaces de utilizar fácilmente el software que compran que de poder personalizarlo; algunos quieren escarbar en el código, retorcerlo y trabajar con él, pero muchos otros sólo quieren que las cosas funciones al sacarlas de la caja\”, piensa Houston.

Sin embrago, al representante de Microsoft no le importaría que le convenciesen de que está equivocado, sólo persigue que, por favor, \”no les ignoren\”.

Movimientos de tropas

\”El resentimiento y falta de satisfacción de los clientes con Microsoft está en su momento álgido, debido a que cuestiones como sus prácticas monopolísticas, fallos de seguridad, retraso habitual en el lanzamiento de productos y confusión alrededor de la estrategia .NET han minado su confianza\”, afirma la analista de Yankee Group Laura DiDio. De hecho, muchas de las compañías que deben renovar la licencia de los programas de Microsoft se están haciendo las suecas. Mientras, el mundo alternativo que llega con Linux mete baza: entre otros muchos, aquí van algunos de los movimientos de ficha realizados en LinuxWorld.

  • IBM, que se abstuvo de hacer pintadas pro Linux en las calles tras la multa recibida el año pasado, mostró su cariño hacia el pingüino alumbrando nuevos productos basados en Linux, incluidos dos nuevos potentes servidores construidos sobre procesadores Intel Xeon. También anunció una alianza con VA Software y aprovechó la ocasión para renovar su ofensiva contra Sun y su Solaris.
  • Sun presentó su servidor LX50, que llevaré un Pentium II de Intel y funcionará tanto con Solaris 9 como con Linux, mostrando que el open source tiene sitio en su nueva estrategia. El CEO de Sun, Scott McNealy, cree que hordas de programadores comenzarán a utilizar Linux en los años venideros, y les hizo la pelota prometiendo añadir más código Linux a sus programas, dedicar más recursos y apoyar a la comunidad open source. Además, ofreció fumar la pipa de la paz para reactivar OpenOffice.org, cuyos desarrolladores no veían con buenos el ojos la licencia por la que debían ceder los derechos de su trabajo a Sun.
  • Red Hat, número uno en ventas de software y servicios Linux, se unió a Sun al anunciar una nueva versión de su software para PCs de sobremesa y cogió de la mano a BEA Systems para incluir la Java Virtual Machine a la versión para empresas de su sistema operativo.
  • Dell Computer amplía su alianza con Red Hat con el objetivo de crear servicios diseñados para acercar Linux al mundo empresarial, que incluyen ayuda para la migración desde sistemas propietarios Unix a Linux.
  • UnitedLinux (Caldera International, Turbolinux, Conectiva y SuSE) anunció que tiene a punto la versión beta de la distribución de Linux que quiere convertir en estándar.
  • CodeWeavers lanzó la beta de CrossOver Office Server Edition V 1.2, que como CrossOver Office permite al usuario trabajar con Windows en servidores Linux y Solaris.
  • Oracle anunció que el código fuente de su clustered file system está disponible para su descarga gratuita en http://otn.oracle.com.

Ya nadie en el mundo corporativo puede (ni quiere) dar la espalda a Linux. El open source promete revolucionar el mundo de la informática, algo que ya no se les escapa ni a los políticos… (sigue)

Temas relacionados:
  • Its a Linux world (Especial Cnet)
  • Linux for the Enterprise (Especial Internetnews)
  • Anatomía de un pingüino Baquía.com

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios